Sinaí Giménez reduce las supuestas amenazas a 'zamoranos' en el mercado de Redondela a "juramentos gitanos"

Sinaí Giménez declara en los juzgados
EUROPA PRESS
Publicado 21/12/2017 14:10:48CET

La víctima reitera que le amenazaron y vincula los conflictos a que los 'zamoranos' se marcharon de una cooperativa de los 'morones'

VIGO, 21 Dic. (EUROPA PRESS) -

El líder de los gitanos 'morones', Sinaí Giménez, que se enfrenta a tres años y medio de prisión acusado de un delito de amenazas contra un miembro del grupo de gitanos conocido como 'zamoranos', Felipe S. S., ha reducido las supuestas amenazas a "juramentos gitanos e insultos", a los que, ha apuntado, "posiblemente de forma malintencionada se les ha dado la vuelta".

En el juicio, que ha arrancado este jueves en el Juzgado de lo Penal número tres de Vigo, Sinaí Giménez ha asegurado que previamente a los hechos enjuiciados "nunca --tuvo-- ningún problema ni enfrentamiento con esta persona", y ha mantenido que ese día no dirigió "ninguna amenaza" a Felipe S.S. "Es totalmente falso y manipulado", ha sellado.

En relación a que supuestamente le dijo a Felipe S.S. que le iba "a pegar dos tiros con --su-- pistola", ha argumentado que no tiene antecedentes penales ni pistola, y de la misma forma ha negado haberle hecho un "gesto de empuñar un arma con las manos" ni haberle tirado un hierro.

De acuerdo con su versión de los hechos, Felipe S.S. discutía con un varón y estaba junto a dos personas que cree que eran policías de paisano, y, "de repente", aparecieron "antidisturbios pegando a todo el mundo" y separando a los presentes a cada lado de la acera.

"Quien creó el conflicto y el malestar fue la propia policía, con su forma de actuar", ha apostillado.

No obstante, pese a negar las amenazas, ha reconocido que sí profirió juramentos gitanos e insultos, como "me cago en tus muertos, violadores, roba-niños, me cago en los panteones que tenéis en Zamora".

Tras el conflicto, ha indicado que todos los ambulantes del mercadillo recogieron sus puestos después de que lo ordenasen los patriarcas gitanos y los agentes.

En todo caso, ha trasladado que le "sorprende" la acusación y "por qué se ha reabierto esta causa, que estaba archivada", y ha apuntado a "otros intereses distintos de los meramente judiciales" y a la "presión del jefe de policía".

De hecho, ha considerado a Felipe S.S. "víctima de acoso o presión por parte de las fuerzas y cuerpos de seguridad e instancias superiores".

LAS DEMÁS ACUSADAS COINCIDEN

Las hermanas de Sinaí Giménez María Consuelo e Irene, han coincidido en su versión, y han refrendado que no hubo incidentes previos con los 'zamoranos' y es "totalmente mentira" que les hayan amenazado, "a Felipe ni a nadie".

Pese a ello, María Consuelo sí ha admitido haberle llamado "violadores, roba-niños"; y además, Irene ha añadido que los 'zamoranos' les insultaron y les dijeron: "Vais a morir todos".

También han rechazado que Sinaí Giménez lanzase un hierro y han aseverado que "no es cierto para nada" que la tercera mujer acusada, Débora J.J., llevase un arma --un puñal de doble filo-- ni la arrojase al suelo.

Asimismo, han sostenido que el conflicto se creó cuando los agentes aparecieron "de repente" y empezaron "a pegar con porras y a dar patadas".

Débora J.J., que también ha remarcado que no hubo enfrentamientos previos entre gitanos 'morones' y 'zamoranos', ha explicado que el día de los hechos estaba poniendo su puesto cuando escuchó gritos y cuando llegó a allí ya estaba la policía en el lugar.

Según ha dicho, los gitanos de ambos grupos se gritaban, pero no escuchó amenazas de muerte y ella no amenazó ni tampoco arrojó un puñal al suelo.

LA VÍCTIMA, SE RATIFICA

Felipe S.S., que ha testificado por videoconferencia, se ha ratificado sobre lo ocurrido, y ha mantenido que el día de los hechos, cuando colocaba su tenderete, fueron hacia él "unas cuantas personas", entre ellas Sinaí Giménez y sus dos hermanas, y empezaron a abuchearle, insultarle, amenazarle y llegaron a lanzarle un hierro, lo que cree que hizo el acusado.

El hombre ha comentado que no es "consciente" de que los 'zamoranos' respondiesen también con amenazas, pues, ha dicho: "Yo no voy insultando amenazando ni maldiciendo a nadie", y ha indicado que cuando empezaron a amenazarle la Policía "llegó enseguida".

Poco después, él y otros miembros de los 'zamoranos' recogieron sus cosas y se fueron, aconsejados por varias personas.

En este sentido, ha manifestado que "los disgustos" que derivaron en este conflicto surgieron cuando 'zamoranos' se marcharon de una cooperativa dirigida por los 'morones'.

"Ellos no querían que nos quitásemos, y hubo amenazas de muerte entre clanes familiares", ha explicado, indicando que desde lo ocurrido los 'zamoranos' no hacen "vida normal" y han tenido que dejar de ir a algunos mercadillos.

Agentes de la Policía Nacional que intervinieron el día de los hechos, han testificado también este jueves y han transmitido que se encontraban patrullando por los mercadillos cuando les requirieron varias personas, y, al llegar, encontraron a los 'morones' profiriendo insultos contra los 'zamoranos', quienes por su parte "no dijeron prácticamente nada".

LOS HECHOS SEGÚN FISCALÍA

La Fiscalía mantiene en su escrito que en 2015 se produjeron "numerosos incidentes" porque el grupo de conocido como 'los morones' "trató de impedir a miembros del grupo de 'los zamoranos'" abrir tenderetes en mercadillos de la provincia de Pontevedra, por medio de "actos de coacción, enfrentamientos, agresiones y una presión violenta e intimidatoria", llegando a haber un tiroteo.

En este contexto, sostiene que en noviembre de ese año, los miembros de 'los morones' Sinaí Giménez, sus hermanas María Consuelo e Irene, y Débora J. J., además de otras 30 personas que no han sido identificadas, se aproximaron a Felipe S.S. para "amedrentarle y forzarle a desmontar los tenderetes".

Entre otras amenazas, sostiene el Ministerio Público que dijeron: "Te vamos a matar, vuelve a irte para Zamora, esta tarde voy a ir a tu casa para matarte a ti y a toda tu familia, te voy a pegar dos tiros con mi pistola, vete comprándote un panteón en Zamora".

Además, lanzó un hierro hacia Felipe S.S., sin alcanzarle, y le mostró "el gesto de empuñar un arma con las manos".

Por su parte, las hermanas de Sinaí le dijeron "con idéntico ánimo": "Violadores, os dedicáis a comprar niños, estáis todos muertos. Galicia es de los 'morones', marchaos para Zamora y Valladolid".

Mientras tanto, Débora J.J. hizo el gesto de cortarles el cuello. Por todo esto, los 'zamoranos' abandonaron el lugar poco después.

Por estos hechos, la Fiscalía pide para Sinaí Giménez una pena de tres años y seis meses de prisión, y que durante cinco años se le prohíba comunicarse y aproximarse a menos de 500 metros de Felipe S.S. y su lugar de trabajo.

Además, para las demás acusadas solicita una pena de dos años y medio de prisión, y la prohibición de comunicarse o acercarse a Felipe S.S. durante cuatro años.