Sindicatos retan a Aguilar a demostrar que el contrato lácteo es "política de Gobierno y no de ministra"

Rosa Aguilar
EP
Actualizado 20/10/2010 21:00:17 CET

El sector pesquero le reclama "sensibilidad" en cuestiones como la reforma de la PPC y el dúmping en terceros países

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

Las principales organizaciones agrarias de Galicia reciben con "perspectivas de cambio" la sustitución de la gallega Elena Espinosa por Rosa Aguilar en el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) y señalan el conflicto de precios en el sector lácteo como uno de sus principales retos.

"Esperamos que demuestre que la cuestión de los contratos homologados es una política de Gobierno y no de ministra", proclama el secretario xeral de Unións Agrarias (UU.AA.), Roberto García, en declaraciones a Europa Press.

Al respecto, confía en que "se mantenga" la intención de la anterior titular del ministerio de publicar un Real Decreto que haga obligatorio el uso de este tipo de textos en las relaciones entre productores e industrias.

Su homólogo de Xóvenes Agrarias (XX.AA.), Francisco Bello, incide en este tema al pedir que el cambio "no afecte" a la cuestión "vital" de los contratos para el sector lácteo, que los sindicatos negocian con el ministerio en el seno de la Interprofesional Láctea (Inlac).

En este extremo, pide a Aguilar "un impulso" en la próxima reunión entre ambas partes, que fija en la semana próxima. Es más, pide a la nueva titular que "se ponga del lado de los agricultores" y "acelere los plazos", en relación a la elaboración del decreto, cuya publicación comprometió Espinosa para antes de que finalice el año.

Por su parte, la responsable del Sindicato Labrego Galego (SLG), Carme Freire, en relación con esta problemática, demanda a la nueva ministra "que deje trabajar" a las partes --ganaderos y compañías-- con el objetivo de conseguir "un precio que cubra los costes". Su función debe ser "refrendar" ésto "con política y legislación", remacha.

"Esperamos que este cambio en el ministerio no suponga un retraso y un retomar lo mismo de siempre", avisa, ya que, apunta, "lo que se trata es de permitir al sector avanzar" en lo que lleva reclamando "años".

ETAPA "MUY MALA" PARA GALICIA, SEGÚN XX.AA.

Por parte de XX.AA., Bello recibe con "cierta sorpresa" la marcha de Elena Espinosa, aunque cree que "ha pasado con más pena que gloria" por el MARM.

Valora su etapa como "muy mala" para la agricultura española "en general" y para la gallega "en particular", por lo que rechaza que "el carnet de identidad" --por la procedencia andaluza de Aguilar-- vaya a determinar que la nueva ministra sea "buena o mala para Galicia". "De hecho, la que teníamos era gallega y no fue nada buena para los intereses gallegos", constata.

Así, incide en el cierre de explotaciones, en la caída de la renta agraria y en el "papel secundario" de España en Europa para reiterar que la "andadura" de Espinosa fue "muy mala".

AGUILAR, "UNA ALIADA" PARA UU.AA.

Por contra, García, de UU.AA., ve que el cese de la ministra entra "dentro de cierta lógica" por el periodo que llevaba al cargo de responsabilidades --primero, en el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y después aglutinando funciones en el MARM--. Además, no lo cuestiona porque la remodelación es "facultad del presidente del Gobierno".

Recorre su trayectoria para señalar que "primero" se produjo una etapa de "buena relación" con las organizaciones agrarias que desembocó en la consecución de "bastantes acuerdos".

Pero recuerda que "esta última" estuvo marcada por "movilizaciones" y un "último momento" en el que se inició un proceso de regulación en el sector lácteo.

Al respecto de Aguilar, destaca su "claro perfil político de izquierdas", por lo que augura una línea de actuación que abogue por el establecimiento de "contrapoderes al mercado", el control de precios y las subvenciones a los productores. "Espero una aliada, por su origen y por su pasado", subraya.

Aunque supone que su equipo se conformará, mayoritariamente, con personas de su misma Comunidad Autónoma, el responsable de UU.AA. coincide con el de XX.AA. en que "el origen de las personas no tiene porqué influir en la carne o en la leche".

"No tiene porqué ser malo", recalca y llama la atención sobre "el peso" de la agricultura en la Comunidad andaluza, aunque asegura que "desconoce" su perfil agrícola.

SLG: "YA ERA HORA DEL CESE"

Por su parte, la secretaria xeral del Sindicato Labrego Galego, Carme Freire, cree que "ya era hora" del cese de Espinosa, que "en muchas ocasiones estaba totalmente desaparecida" y, en el caso contrario, "aplicaba políticas a favor de las empresas".

De la nueva etapa espera "un cambio", pero aclara que ésto "no depende de que la persona se llame X o Y, sino de que el Gobierno defienda" lo que reivindican las organizaciones agrarias.

Así, recibe "con cierta perspectiva" el hecho de que se nombre a una política que proviene de una formación "supuestamente de izquierdas".

"Pero habrá que ver qué defiende", añade para urgir la regulación de los mercados y el control de la producción en la Unión Europea, ámbito en el que le anima a "dar un golpe de efecto".

Al igual que sus homólogos, Freire cree que "no es una cuestión de sangre", porque "venga de donde venga" ve que "lo importante es que beneficie a la agricultura familiar".

SECTOR PESQUERO

Por otra parte, el sector pesquero gallego espera que "la situación mejore" con la nueva ministra, a la que pide "sensibilidad" en cuestiones como la reforma de la Política Pesquera Común (PPC), que debe entrar en vigor el año que viene y problemáticas de la transformación y la comercialización como el dúmping en países ajenos a la Unión Europea (UE).

Así, el presidente de la Federación Galega de Confrarías de Pescadores, Benito González Sineiro, que espera que el panorama gallego "mejore" con Aguilar, apunta la "necesidad" de que defienda mayores cuotas para Galicia en la revisión de la PPC.

En declaraciones a Europa Press, subraya la importancia de "reconocer el potencial" pesquero de la comunidad porque sino, advierte, "muchos barcos" tendrán que abandonar la actividad.

Sin embargo, cree que "el problema básico" continúa siendo que un sólo ministerio integre lo que a su parecer constituyen "tres": las áreas de medio ambiente, medio rural y marino.

Sineiro considera que la condición de andaluza no debe influir en las actuaciones de la nueva responsable, porque una dirigente, en su cargo, "no puede tirar hacia un lado ni hacia al otro".

SECTOR DE LA TRANSFORMACIÓN

Por su parte, el secretario general de la Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas de Pescados y Mariscos (Anfaco), Juan Vieites, considera que el conocimiento de la nueva ministra acerca de las cuestiones "más importantes" para el sector de la transformación y la comercialización "no debe ser el más adecuado", por lo que le recomienda "que se asesore".

"Si se rodea de asesores y de toda una estructura con conocimiento pesquero y del mar, podrá llevar adelante las cosas", destaca, tras opinar que "no tiene porqué saber", pero pidiéndole, eso sí, "que sea sensible" a las problemáticas del sector, "tan importante para Galicia". Por su relevancia, le reclama "que lo defienda a capa y espada".

Sobre la marcha de Elena Espinosa, interpreta que "ha cumplido un ciclo", en el que valora "la primera etapa", cuando "defendió a ultranza el sector pesquero".

Entiende que "en los últimos tiempos era conocedora" de que dejaría el cargo, porque el sector transformador, incide, "tenía varios frentes abiertos --cita la instalación de multinacionales en Papúa Nueva Guinea, donde los conserveros denuncian prácticas de dúmping-- en los que no se ha avanzado".

Vieites concluye que, con los cambios, "siempre hay que dar un tiempo y tener la esperanza de que --la nueva ministra-- va a ser sensible con el sector conservero español", que es "primero" en la Unión Europea y "segundo" en el mundo.