El Teléfono da Muller recibió este año casi 4.000 consultas en Galicia, donde están activas 1.181 órdenes de protección

Actualizado 25/11/2009 11:55:19 CET

Igualdade apuesta por mejorar la "coordinación" entre administraciones y resalta la "importancia crucial" de denunciar

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

En Galicia existen actualmente un total de 1.181 órdenes de protección para mujeres víctimas de la violencia de género activas, lo que indica, de manera provisional, un "nivel menor" que hace un año. Sin embargo, en lo que va de 2009 el Teléfono da Muller de la Xunta de Galicia --900 400 273-- recibió ya casi 4.000 consultas, en su mayor parte de víctimas que reclamaban atención psicológica.

Así lo aseguró la secretaria xeral de Igualdade, Marta González, en una entrevista concedida a Europa Press en la que resaltó que en 2008, a final de año, había en Galicia dictadas 1.860 órdenes de protección, mientras que en el penúltimo mes de 2009 la cifra es de 1.181.

Asimismo, explicó que, por provincias, A Coruña es la que registra un número más elevado, con 437; seguida de Pontevedra, con 378 órdenes de protección; Lugo, con 193 y Ourense, con 173 órdenes.

Estos datos, que la Xunta dispone para ponerse en contacto con las mujeres protegidas y ofrecerles el uso de los servicios sociales existentes, indican, en principio, un "nivel menor" de incidencia de estas órdenes en la Comunidad, según la secretaria Xeral.

En 2008 se produjeron en Galicia un total de 5.959 denuncias de las 142.125 interpuestas en España, según el Observatorio de la Violecia de Género del CGPJ, de las que renunciaron al proceso 507 víctimas gallegas.

TELÉFONO DA MULLER

Por su parte, el Teléfono da Muller, puesto en marcha de manera gratuita por la Administración para la atención de víctimas de violencia de género, recibió en lo que va de año 3.707 consultas, de las que la mayor parte --76 por ciento-- provenían de ámbito urbano y reclamaban atención psicológica.

Por provincias, el 47 por ciento de las llamadas --1.839-- provenían de A Coruña; el 28 por ciento --1.105-- de Pontevedra; el 11 por ciento --445-- de Lugo; el 8 por ciento --318-- de Ourense; y un 6 por ciento no pudieron ser especificadas. Un total de 15 llamadas fueron realizadas además desde otros puntos de España.

Por edades, el 37 por ciento de los consultantes eran menores de 35 años, mientras que el 63 por ciento restante tenía más de esta edad. Por franjas, la que realizó un mayor uso de este servicio fue la de personas de entre 26 y 35 años, que supusieron el 25 por ciento de las llamadas y los meses con mayor concentración de consultas fueron agosto y septiembre.

Asimismo, el 32 por ciento de las consultas fueron solicitando atención psicológica, mientras que el 25 por ciento pedían información sobre los recursos existentes; el 22 por ciento asesoramiento jurídico; el dos por ciento información sobre el Servizo Galego da Igualdade y el uno por ciento sobre empleo.

TÉRMINO MEDIO

Con motivo de la conmemoración hoy del Día Mundial Contra la Violencia de Género, la secretaria xeral de Igualdade, Marta González, recordó que Galicia, en las estadísticas "tanto de órdenes de protección como de fallecimientos anuales", se sitúa "en un discreto pero no por eso agradable término medio", en torno al octavo o noveno puesto en España.

Para la lucha contra esta problemática, Marta González apostó por actuaciones centradas en "prevención, intervención y recuperación", y alabó el "consenso" existente entre los diferentes agentes "en cuanto a la importancia del problema y las medidas a tomar".

En concreto, la secretaria xeral apostó por priorizar la educación entre niños, sobre todo a raíz de que el Ministerio de Educación mostrase su preocupación por el aumento de casos de violencia de género en población jóvenes; y por poner en marcha campañas de sensibilización de la población en general y de difusión de los recursos existentes.

DENUNCIA

Marta González resaltó asimismo la "importancia crucial de la denuncia" tanto por parte de las víctimas como de su entorno, que deben comprender que "están en una situación muy complicada" y consideró un "momento difícil" la intervención en la situación de violencia, ya que participan "muchas administraciones"

Además, Marta González animó a "trabajar enormemente en la coordinación", ya que "lo más difícil del proceso" es "precisamente funcionar adecuadamente en la coordinación entre las distintas administraciones".

Para la lucha contra esta lacra, la Xunta de Galicia puso el lunes en marcha una campaña publicitaria que, bajo el lema 'Cambiar o seu futuro depende de nos', apela, sobre todo, a la necesidad de la educación en igualdad y que será difundida hasta final de año.

SINDICATOS

Por su parte, los sindicatos denunciaron estos días la falta de infraestructuras de atención a las víctimas de violencia de género en Galicia y, muy particularmente, el hecho de que en Galicia solo existan "100 plazas públicas" de acogida para estas mujeres en casas o pisos tutelados, lo que consideraron una cifra "raquítica".

En este sentido, los sindicatos solicitaron que se amplíen estas plazas, que se creen dos centros específicos para mujeres con problemáticas añadidas --como alcoholismo o drogadicción--, más medios humanos y la conformación de una "red de centros de titularidad pública" que también incluya los Puntos de Encuentro Familiar, a día de hoy todos gestionados por entidades privadas.

Además, pidieron la apertura de juzgados específicos de violencia de género en Santiago, Ferrol, Pontevedra, Ourense y Lugo, unidades judiciales específicas, un "mayor número de efectivos" y la creación de un Equipo de Vigilancia y Apoyo Policial en cada ciudad, tal y como existe en Vigo.

Del mismo modo, incidieron en la necesidad de realizar un protocolo de actuación entre los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad y los equipamientos residenciales y pidieron que se ponga en marcha el sistema de comprobación de cumplimiento de órdenes de alejamiento vía GPS, "inactivo" por el momento en Galicia.

En el ámbito laboral, los sindicatos solicitaron que se luche contra la "violencia estructural" en el trabajo y que se incluyan los planes de inserción de mujeres víctimas de violencia de género en el proceso de Diálogo Social.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies