Los testigos se reafirman en que el abogado Manuel Franco Argibay abusó de su confianza y les engañó

Actualizado 29/02/2012 20:34:26 CET

PONTEVEDRA, 29 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los testigos que han prestado declaración este miércoles en la segunda sesión del juicio contra Manuel Franco Argibay han coincidido y se han reafirmado en que éste, acusado de delitos de estafa, les "engañó" ya fuese "ocultando información o por abuso de confianza".

Así lo han manifestado en la Audiencia Provincial una estudiante de Derecho que trabajaba en la asesoría de Frango Argibay y la novia de su hermano, así como la madrina de una hija del acusado. Según ha esgrimido, esta mujer le quería "muchísimo" y se fiaba "tanto" de él que firmó "dónde le dijo y sin preguntar para qué".

También ha prestado declaración la hija de una anciana ciega, con la que el abogado presuntamente convino simular la compraventa de un piso del que la mujer quería expulsar al inquilino.

Finalmente, el inquilino abandonó el inmueble, pero este piso por el que el abogado supuestamente no pagó nada y el de enfrente, que también era de esta mujer, pasaron a ser propiedad de Franco Argibay, que posteriormente los vendió.

La madre de Argibay también fue citada a declarar, aunque no lo hizo, y al ver a su hijo sentado en el banquillo de los acusados pidió permiso para darle un beso. "Aquí no, señora", le respondió el juez que, no obstante, dio instrucciones a la Guardia Civil para que le dejaran hacerlo, y lo hizo, una vez que finalizó la vista.

La tercera sesión del juicio tendrá lugar este jueves y en ella está previsto que comparezcan más testigos y los peritos.