Testigos señalan que la piedra contra la chocó el ciclista vigués "no estaba" antes

Juicio contra comuneros de Valadares
EUROPA PRESS
Actualizado 12/06/2018 17:05:49 CET

Ciclistas señalan que los comuneros les advirtieron de que había "obstáculos" en los caminos

   VIGO, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Varios testigos, que han prestado declaración ante la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra este martes, han señalado que vieron la piedra contra la que chocó un ciclista (que resultó herido grave) en un camino del Monte Alba de Vigo, y que dicho obstáculo "no estaba" antes.

   Así lo han ratificado varios ciclistas que hicieron el mismo recorrido que D.G.V., un vigués que, en la tarde del 4 de septiembre de 2014, descendiendo por ese camino forestal, impactó contra una piedra de grandes dimensiones (colocada ahí deliberadamente, según sostiene la Fiscalía) sufriendo graves lesiones que le ocasionaron una paraplejia y otras secuelas.

   En la segunda sesión del juicio que se celebra en la Audiencia contra el que era vicepresidente de la Comunidad de Montes de Valadares, J.C.A., y tres empleados de la entidad (acusados todos de lesiones por imprudencia grave), dos jóvenes ciclistas declararon que esa tarde, poco antes del accidente, pasaron por ese camino "y no había ninguna piedra".

   Tras hacer ese descenso, se encontraron, según su versión, con los acusados, quienes les advirtieron de que no siguieran el camino porque "había obstáculos" y habían estado cortando árboles, algunos de los cuales estaban sobre el propio camino. Estos deportistas confirmaron que decidieron llamar a la Policía Local para que inspeccionara el lugar y, si fuera necesario, señalizase esos obstáculos por seguridad.

   Minutos más tarde, y mientras esperaban allí la llegada de la Policía, otros tres ciclistas descendieron por el camino (por el mismo por donde ellos habían pasado y por el que pasó después el chico que sufrió el fatal accidente) y ya les advirtieron de que "había una piedra en mitad del camino".

PIEDRA COLOCADA

   Precisamente, esos otros ciclistas explicaron que se toparon con la piedra en mitad del camino, justo después de un pequeño desnivel y que "no se veía" si uno bajaba en bicicleta a cierta velocidad. De hecho, estos deportistas han explicado que hicieron ese descenso "con precaución" porque, algunos metros más arriba, se habían encontrado con los acusados y que éstos les habían advertido de que "había obstáculos en el camino y estaba el Seprona multando".

   Uno de esos testigos, ciclista experto y conocedor de ese tramo, ha explicado que "allí nunca hubo una piedra" y que, dadas las dimensiones de la misma, "no se pudo desprender". Asimismo, ha explicado que, además de esa piedra (contra la que chocó D.G.V.), "había otras piedras unos metros más abajo, también colocadas en medio del camino".

DISCUSIÓN CON LOS COMUNEROS

   Finalmente, en la sesión del juicio de este martes, ha comparecido también otro joven, vecino de la zona, quien conoce "palmo a palmo" ese camino y practica con su bicicleta por esa área. Este testigo, quien reconoció que había mantenido algún enfrentamiento previo con la Comunidad de Montes por diferencias sobre el uso de los caminos, ha recalcado que los comuneros "sabían perfectamente" que la pista donde aparecieron las piedras "era utilizada por muchos ciclistas".

   En su declaración ante el tribunal, este testigo explicó que, al día siguiente del accidente, visitó la zona y comprobó que se veía "el agujero" donde había estado la piedra originalmente, unos metros más abajo del lugar donde estaba cuando D.G.V. chocó contra ella. "No puede ser que la piedra suba rodando sola cuesta arriba", ha sentenciado.

   Este chico, al que otros dos testigos habían llamado para alertarle de la presencia de obstáculos en los caminos, acudió a última hora de la tarde del 4 de septiembre de 2014 a las oficinas de la Comunidad de Montes para "recriminar" a sus responsables que estuvieran "echando piedras y árboles dentro del camino".

   Según su versión, el acusado J.C.A. proclamó "que el monte era suyo" y, cuando se enteró de que había ocurrido una caída, aún sin conocer la gravedad del accidente, afirmó "pues si se cayó, que se levante". El testigo ha aseverado que el comunero llegó a espetarle: "¿No queríais piedras? Pues ya las tenéis, saltadlas".

   No obstante, la que era presidenta de la Comunidad de Montes entonces, que también ha declarado como testigo, ha afirmado que dicha discusión "era por quién tenía legitimidad para actuar en el monte" y, según ha asegurado, no escuchó afirmaciones relacionadas con el accidente o la presencia de piedras. Además, ha añadido que la relación entre los comuneros y los deportistas "no era problemática".