Torres-Dulce cree que el aforamiento era "un agujero negro que había que remediar" y recuerda que no es impunidad

Actualizado 27/06/2014 11:37:02 CET

BERGONDO (A CORUÑA), 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

El fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, ha manifestado que no encuentra "nada extraordinario" en dotar de aforamiento a Juan Carlos I tras la abdicación en su hijo, y ha recordado que esta figura no supone dotarle de "impunidad", de la que gozaba hasta ahora como jefe del Estado. En este sentido, ha indicado que era un "agujero negro en la legislación que había que remediar".

En declaraciones a los medios, antes de participar en la XIII edición de la Escuela de Verano del Ministerio Fiscal, Torres Dulce ha indicado que "no parece que sea nada extraordinario" en el conjunto de los aforamientos que existen ahora mismo.

Asimismo, ha señalado que es un "privilegio" --si se le quiere llamar así, dijo-- que te juzgue un tribunal superior, pero también se "pierde una instancia", porque pierdes la posibilidad de un recurso lo que sí sucede con quien no tiene el aforamiento.

Torres-Dulce considera que no se puede "dudar" de la "necesidad" de que, quien ha sido jefe del Estado, "mantenga un estatus", el cual "no es de impunidad, sino de ser enjuiciado acorde con el rango de su categoría". "Me parece que resulta absolutamente inevitable", ha apostillado.

"AL MENOS, UN TRATO IGUAL"

El fiscal jefe del Estado, en declaraciones a Europa Press, ha subrayado que "merece al menos un trato igual que quienes tienen una serie de responsabilidades" y ha manifestado que el hasta ahora Rey "va a seguir actuando en diversas decisiones que le puedan ser encomendadas". "No se trata de más privilegio que ser enjuiciado por un tribunal de rango superior", ha abundado.

Así las cosas, ha considerado que no observa "nada extraordinario", ni por el "origen, ni por la naturaleza del aforamiento, ni en modo alguno porque se pueda entender como un puesto de impunidad".

Por otro lado, y con respecto a lo que se pueda decidir en la Sala Segunda del Tribunal Supremo, ha recordado que sus miembros "han sido elegidos democráticamente" en el Congreso de los Diputados.