Touriño aclara que el Consultivo "acota" a la función pública el deber de conocer el gallego en el nuevo Estatuto

Actualizado 02/02/2006 15:46:08 CET

Reivindica la constitucionalidad del informe y celebra que "refrende la necesidad" de que Galicia precisa profundizar en su autogobierno

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, aclaró hoy que el informe del Consello Consultivo de Galicia (CCG) sobre la reforma estatutaria "abre camino" a que el nuevo texto recoja el "deber" de conocer el gallego en "determinados ámbitos acotados", sobre todo los relacionados con la función pública.

Así lo expuso a los medios de comunicación en una rueda de prensa convocada en su residencia oficial de Monte Pío, tras entregar a la presidenta de la Cámara autonómica, Dolores Villarino, el documento elaborado por el órgano consultivo para que la responsable del Legislativo se lo haga llegar a los grupos parlamentarios.

En su comparecencia, Touriño admitió que la comisión especial que asumirá en el Pazo do Hórreo la reforma deberá "estudiar con calma" las aportaciones del consello y que, finalmente, el organismo parlamentario "hará lo que tenga que hacer" en cuanto a la idoneidad de que el nuevo Estatuto "acote a determinadas circunstancias" la obligación de conocer la lengua de la comunidad.

Así, recalcó que el posicionamiento del CCG "sigue la doctrina del Tribunal Constitucional, como no podría ser de otra manera", y, por ello, no permite que el gallego "se pueda imponer con carácter universal, individualizada e imperativamente como deber incondicionado".

No obstante, puntualizó que el documento "abre camino a fijar ese deber genérico acotado en campos que tienen que ver con el ámbito público", como las funciones administrativas o las tareas de enseñanza".

A su juicio, la propuesta de que se obligue a conocer la lengua "en función de las tareas" garantiza la "salvaguarda de los intereses generales" y recoge la "doctrina constitucional de que no puede haber un deber universal" al respecto del dominio del gallego.

NECESIDAD DE LA REFORMA

A mayores, el presidente de la Xunta consideró que lo más destacado del informe es que "refrenda la necesidad" de reformar el Estatuto y muestra que la profundización en el autogobierno de Galicia es "palmaria, evidente".

Por ello, calificó el documento de "extraordinariamente útil", si bien aclaró que "en ningún caso limitará o condicionará" el debate en la Cámara autonómica, sino que funcionará como "apoyo" para el trabajo de los grupos parlamentarios. "Que son los destinatarios del informe", agregó.

Además, Touriño valoró que el Consultivo "avale la viabilidad de establecer nuevos derechos de la ciudadanía" y que para el consello "nada se oponga jurídicamente a que el nuevo Estatuto recoja un catálogo de derechos y deberes de los gallegos totalmente compatible con la Constitución en materia política, económica, social y cultural".

También destacó la posibilidad de que el reforma establezca la protección de esos derechos por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia y la incorporación de instituciones que se constituyeron después de 1981 --año en que se aprobó el texto vigente--, así como la creación de otras nuevas, como el Consello Galego de Administracións Locais o el Consello Galego de Xustiza.