Touriño niega el "carácter político" del acto en su residencia oficial y no ve "molestias" en el BNG por no ser invitado

 

Touriño niega el "carácter político" del acto en su residencia oficial y no ve "molestias" en el BNG por no ser invitado

Actualizado 24/07/2006 18:46:01 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, aseguró hoy no "percibir molestia" en su socio de Gobierno, el BNG, por no estar invitado a la recepción que se celebró este mediodía en su residencia oficial de Monte Pío, con motivo de la víspera del Día de Galicia, y rechazó otorgar al acto una "caracterización desde la perspectiva político institucional".

En una rueda de prensa tras entrevistarse en el Pazo de Raxoi con el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, Touriño aseguró que esta celebración, denominada 'A Véspera' y que aspira a institucionalizar cada 24 de julio, surge con vocación de "sencillez" y con el propósito de "abrir a toda la sociedad civil la residencia oficial".

Además, recordó que la convocatoria incluye un alzado de la bandera gallega "allí donde hoy no está izada" e insistió en que se trata de un acto "del presidente de la Xunta con la sociedad civil". Por ello, aseguró que la posibilidad de malestar no le genera "preocupación", puesto que se trata de "algo tan simple como abrir" la residencia oficial a los ciudadanos. "Que son los que tienen que ser los protagonistas", agregó.

Así, subrayó que la "concepción" del acto es la "puesta en valor de la civilización" del Día de Galicia, que se "reafirmará" en la tarde de mañana "con toda la representatividad de la comunidad autónoma" en el transcurso de la entrega de la Medalla Galicia a la Real Academia Galega (RAG).

OFRENDA

Con todo, reivindicó también su participación en la tradicional Ofrenda al Apóstol, en la que ejercerá como delegado regio y a la que no asistirán los miembros del BNG en el bipartito por considerar que supone una continuación del "fraguismo".

Por contra, Touriño declaró, como ya había hecho la semana pasada, que la cita del 25 de julio en la catedral tiene una antigüedad de tres siglos y medio y confirmó que accedió a tomar parte por "respeto a Galicia, al Rey y a Santiago".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies