Traballo alerta de que la tasa de temporalidad en Galicia se sitúa en el 34% y es 12 puntos superior a la de Cataluña

Actualizado 25/01/2006 18:56:19 CET

La Xunta destinará 54 millones a incentivar la creación de empleo estable "porque la Administración no puede mirar hacia otro lado"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

El conselleiro de Traballo, Ricardo Varela, alertó hoy de que la tasa de temporalidad en Galicia está situada en el 34%, "12 puntos por encima de la que hay en Cataluña" y más de 20 puntos superior al índice europeo, ante lo cual anunció medidas para incentivar la creación de empleo estable.

Ricardo Varela presentó en rueda de prensa el 'Informe sobre la contratación temporal en Galicia', del que se desprende que en 2004 un tercio de la población ocupada de la comunidad tenía un contrato temporal, y que la media de contratos por persona al año es de 2,1, con lo cual "hay trabajadores que tienen 13 o 14 contratos al año".

Para tratar de solucionar la situación, el conselleiro de Traballo anunció que la Xunta pondrá en marcha un plan para incentivar la creación de empleo y a incrementar la estabilidad, que contará con una dotación de 54 millones de euros en el presente año 2006. "La Administración no puede mirar hacia otro lado", sentenció.

Entre otras actuaciones, la Consellería de Traballo establecerá incentivos a la contratación, "básicamente indefinida", de los que se podrán beneficiar las empresas que mantienen unas relaciones laborales con una tasa de estabilidad por encima de la media gallega, que tiene por destinatarios a los diferentes colectivos con mayores problemas de inserción.

El departamento que dirige Ricardo Varela también fomentará una política de contratación a través de planes sectoriales de estabilidad que incentiven la transformación del empleo temporal en indefinido, establezcan mecanismos para detectar el fraude en la contratación temporal y analizar la situación a través de una muestra de las empresas del sector.

PROBLEMA DE LA TEMPORALIDAD

El titular de Traballo de la Xunta subrayó que el problema de la temporalidad "impide planificar el futuro" y, por lo tanto, dificulta también el desarrollo de la sociedad gallega, incidiendo incluso en que Galicia tenga una de las tasas de natalidad más bajas de España.

"La rotación de los trabajadores juega siempre en contra de la productividad de la propia empresa", advirtió Ricardo Varela, que apostó por buscar un acuerdo entre administración, organizaciones sindicales y empresarios para poner freno a la actual dinámica del mercado laboral gallego. Recordó además que "la precariedad laboral en ningún caso es sinónimo de competitividad".

RESULTADOS DEL INFORME

El informe presentado hoy pone de manifiesto que de los 3.600.000 contratos realizados en Galicia entre el año 2000 y el 2004, tan sólo 294.000 fueron indefinidos. Así, en esos cinco años, por cada contrato indefinido se firmaron 12 temporales.

Por provincias, Ourense es la que tiene un mayor peso de la contratación indefinida, con un 10% del total, mientras que en el otro extremo se encuentra Pontevedra, donde sólo el 7,6% de los contratos fueron indefinidos.

La tasa de temporalidad se situó en 2004 en el 34,97% para el conjunto de Galicia, aunque ese índice se superó con creces en comarcas como el Barbanza, que registró un 69%; O Salnés, con un 58%; y O Morrazo, donde estuvo en un 56%. Por actividad económica, la temporalidad afecta más a las actividades recreativas --86%--, otras actividades empresariales --84%--, y la hostelería --62%--.

MUJERES Y JÓVENES

La contratación indefinida inicial de las mujeres supuso en el mismo período el 4,14% del total de las contrataciones, e igual porcentaje se dio en la conversión de los acuerdos temporales en indefinidos. Así, el total de contratación indefinida de las mujeres se situó en un 8,24%, tres décimas por debajo de la de los hombres.

Las mujeres coparon el 65% de los contratos a tiempo parcial, una modalidad contractual en la que el colectivo más afectado es el de los jóvenes, ya que 36 de cada 100 de los acuerdos firmados entre 2000 y 2004 correspondieron a menores de 25 años, que sin embargo sólo representan el 8,7% de los ocupados gallegos. "No puede ser que un joven de 23 años tenga en un año en su cajón 15 contratos, que duran poco más tiempo que lo que lleva estampar su firma", concluyó el conselleiro de Traballo.