Vázquez ve diálogo entre Gobierno y Vaticano y cree que el encuentro personal del Papa y Zapatero tendrá importancia

Actualizado 18/06/2006 17:28:40 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ex alcalde de A Coruña y nuevo embajador de España ante la Santa Sede, Francisco Vázquez, cree que en las relaciones entre el Vaticano y el Gobierno españoles han entrado en una nueva etapa, en la que existe diálogo "amplio y abierto".

En una entrevista publicada hoy por los diarios 'Faro de Vigo' y 'La Opinión de A Coruña', recogida por Europa Press, Vázquez opinó que entre la Santa Sede y el Ejecutivo español "se han desbloqueado asuntos importantes" y que ambas instituciones "están en una situación de diálogo" que, según dijo, "siempre es importante".

El embajador declaró que en los últimos tres o cuatro meses "no sólo se han desbloqueado problemas problemas que estaban enquistados, hay una nueva actitud". Al respecto, destacó como "clave" el papel que está jugando en este proceso la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, que está actuando como coordinadora de todos los asuntos relativos a la Iglesia y mantiene encuentros con la Conferencia Episcopal.

Vázquez manifestó que en el seno del Gobierno y en España hay "una gran satisfacción por la visita de Su Santidad a Valencia". Declaró que "se ha hecho un esfuerzo para garantizar el éxito y para que --el Papa-- se encuentre a gusto y cómodo para que guarde un gran recuerdo".

Explicó que el Papa viene a Valencia en una visita que tiene carácter ecuménico. Recordó que la designación de esta ciudad española para este encuentro de las familias se decidió antes de la elección de Benedicto XVI pero, no obstante, consideró "significativo que España sea el destino de uno de sus primeros viajes --tras Alemania y Polonia--.

En el marco de esta visita, el embajador de España ante la Santa Sede declaró que el encuentro personal que mantendrán el Papa y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero será importante, ya que "servirá para conocer mejor las preocupaciones de unos y de otros". Además, recalcó que al final de la reunión se incorporará la vicepresidenta del Gobierno "por expreso deseo del Papa", porque quiere saludarla y conocerla.

Por último, aunque defendió el derecho de la Iglesia a no estar de acuerdo con las leyes que promueve un Estado, pero defendió que "debe evitar ser utilizada por la oposición en contra del Gobierno".