El viento y el falso techo hicieron "prácticamente imposible" parar el fuego en Fandicosta

Instalaciones de Fandicosta incendiadas en Moaña (Pontevedra).
EUROPA PRESS
Publicado 10/05/2016 12:53:25CET

   Los bomberos movilizaron una unidad química pero lograron aislar los tanques de amoníaco

   MOAÑA (PONTEVEDRA), 10 May. (EUROPA PRESS) -

   El fuerte viento del Sur y las características del falso techo de la nave incendiada en Fandicosta favorecieron la rápida propagación de las llamas, e hicieron "prácticamente imposible" parar el fuego, según ha relatado este martes el sargento del Parque Comarcal de Bomberos de O Morrazo, Juan Jesús Mariño.

   En declaraciones a los medios, Mariño ha explicado que el fuego se inició en la fachada que da al mar de la nave más antigua y los bomberos intentaron extinguir el incendio primero desde el interior. "Pero fue imposible, porque empezaron a caer cascotes desde el falso techo", ha rememorado.

   El sargento ha señalado que los bomberos intentaron "hacer un cortafuegos por el medio de la nave", pero "se creó un tiro muy rápido de fuego longitudinalmente", y las llamas "avanzaban más rápidas de lo que se podía contener". Además, ha recordado que las instalaciones tenían canalizaciones conectadas con unos tanques de amoníaco, por lo que los esfuerzos de los efectivos de extinción se centraron en evitar que el fuego llegase a dichos depósitos.

   Para ello, ha apuntado, se cerraron todas las válvulas de las canalizaciones por las que se distribuía el amoníaco desde los tanques, aunque se llegó a formar una "nube tóxica".

UNIDAD QUÍMICA

   La situación se complicó cuando, ya de noche, comenzó a llover y las partículas de esa densa nube negra comenzaron a caer sobre los propios bomberos y el puesto de control de la Guardia Civil. "Hemos tenido que gestionar un incendio y una emergencia química", ha afirmado el sargento Mariño.

   Durante la intervención, los efectivos tuvieron que utilizar equipos especiales de respiración, y se movilizó una unidad química NBQ (para caso de riesgo nuclear, biológico o químico). No obstante, aunque la activación del plan de emergencias (ya desactivado) incluyó un aviso de "confinamiento" para los vecinos de Moaña, Vilaboa y Redondela se realizaron mediciones, las mediciones realizadas por los propios equipos de emergencias determinaron que la concentración de amoníaco en el aire no era problemática.

RETÉN

   En el incendio de Fandicosta llegaron a trabajar 35 bomberos (uno de ellos tuvo que retirarse con una luxación muscular por sobreesfuerzo) con 7 autobombas y vehículos de altura y, aunque las llamas pudieron controlarse en la noche del lunes, todavía permanece un retén para apagar rescoldos y refrescar las instalaciones.

   Según ha explicado Juan Jesús Mariño, los bomberos están a la espera de que la maquinaria, que ha estado llegando a las instalaciones de la empresa durante toda la mañana, pueda retirar escombros y estructuras metálicas, porque "quedan algunos pequeños focos muy localizados debajo de toda la estructura".

   El gerente del Consorcio Provincial de Parques de Bomberos, dependiente de la Diputación de Pontevedra, Roberto Jorge, ha remarcado la complejidad de las circunstancias del incendio, y ha insistido en que "se extendió con mucha rapidez" debido a los materiales con los que estaba construida la nave. "Fue imposible de controlar desde el primer momento, porque el fuego pasaba de nave en nave, como una autopista", ha relatado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies