La Xunta inicia una nueva fase de retirada de madera quemada no comercial en Ourense, Lugo y Pontevedra

Contador
Zona quemada en un incendio en Chandebrito
EUROPA PRESS
Actualizado 13/01/2018 13:53:33 CET

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -

   La Consellería do Medio Rural ha iniciado una nueva fase de retirada de madera no comercial en terrenos afectados por incendios del pasado mes de octubre en las provinicias de Lugo, Ourense y Pontevedra. En total, según ha informado la Xunta este sábado, estas actuaciones cuentan con un presupuesto de 4 millones de euros a ejecutar a lo largo de 2018.

   El objetivo es consolidar los suelos en las principales zonas afectadas por la ola de incendios que asoló Galicia a mediados del pasado mes de octubre y que calcinó casi 50.000 hectáreas, además de cobrarse la vida de cuatro personas.

   Luego de los trabajos realizados en el último trimestre de 2017, centrados en labores de control de la erosión de los suelos, actuaciones para impedir desprendimientos y escorrentías por las lluvia, ahora las tareas se centrarán en retirar la madera quemada que no tiene uso comercial, que será triturada para mejorar la "sanidad vegetal" de los montes.

   Asimismo, según señala la Xunta, también hay zonas en las que el fuego no causó "grandes afecciones en la cubierta vegetal del suelo" debido a la rapidez con la que se propagaron las llamas, por lo que los incendios causaron estragos únicamente a las copas de los árboles.

PONTEVEDRA

   En Pontevedra, donde ya fue retirada madera quemada de 23 hectáreas, Medio Rural trabajó en el último trimestre del año en los municipios de As Neves, Ponteareas, Mos, A Guarda, O Rosal, Caldas de Reis, Salvaterra de Miño, Vigo, Nigrán, Gondomar y Silleda, todos ellos ayuntamientos en los que se registraron incendios de más de 300 hectáreas afectadas.

   En estos puntos también se procedió a la reparación de cunetas y del firme de pistas en "más de 77.000 metros lineales", así como a la colocación de más de 7.000 metros de barreras filtrantes y fajinas, además del acolchado de terrenos con paja a través de la técnica de 'mulching' y 'helimulching' --en helicóptero--.

LUGO

   En la provincia lucense, los trabajos en los montes se centraron en cinco grandes incendios (más de 300 hectáreas) que afectaron a las parroquias de Noceda y Donís --Ayuntamiento de Cervantes--, Ernes --Nogueira de Muñiz--, Esmeriz --Chantada-- y Meiraos --Folgoso do Courel--.

   En concreto, la Xunta limpió y rozó "más de 15.000 metros cuadrados" y reforzó el acopio de tierra "en casi 11.000 metros cúbicos". En cuanto a la instalación de líneas de barreras, se colocaron 800 metros en los puntos afectados, donde también se repararon infraestructuras y se renovaron tuberías.

OURENSE

   Por último, en Ourense, Medio Rural actuó en 18 zonas afectadas por el fuego situadas en los municipios de Lobios, Muíños, Melón, Carballeda de Avia, Verín, San Cristovo de Cea, Monterrei, Vilariño de Conso, Chandrexa de Queixa, Viana do Bolo, Baños de Molgas, Parada de Sil, Paderne de Allariz, Xunqueira de Espadañedo, Maceda, A Gudiña y Esgos.

   Así, se procedió al acolchado de tierras en unas 153 hectáreas y se instalaron barreras en 4.000 metros el terreno. Además, 6.000 metros de caminos fueron reparados y las rozas superaron los 3.200 metros cuadrados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies