La Xunta intervendrá en la definición de tramos pendientes del AVE, que sólo recurrirá a financiación privada en Cerdedo

 

La Xunta intervendrá en la definición de tramos pendientes del AVE, que sólo recurrirá a financiación privada en Cerdedo

Actualizado 20/07/2009 22:55:02 CET

Feijóo y Blanco firman mañana un protocolo que sus formaciones ven "histórico" y que el BNG censura por "retrasar" el AVE "cuatro años"

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Xunta podrá participar "activamente" en el diseño de los tramos del AVE gallego que todavía no cuentan con un trazado definitivo. Así lo recogerá el acuerdo institucional que firmarán mañana en Santiago el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y el ministro de Fomento, José Blanco, que sitúa al AVE por Cerdedo como el único tramo que recurrirá a la financiación privada.

Tras reunirse con representantes de los grupos parlamentarios gallegos --a los que expuso el borrador del convenio--, el conselleiro de Infraestructuras, Agustín Hernández, confirmó que Galicia tendrá una colaboración "más directa" en la definición de tramos sin trazado cerrado y ejemplificó con las líneas de A Coruña-Ferrol y Vigo-Tui.

En este escenario, el conselleiro reclamó "colaboración" a los ayuntamientos para evitar "retrasos" en las negociaciones que afecten a las obras del AVE en la comunidad. "Hay que poner los intereses generales por encima de los locales", advirtió y apostó por huir de "polémicas estériles" que provoquen "retrasos".

Además y como ya avanzó Blanco, Hernández confirmó que el tramo Maside (Ourense)- Portas (Pontevedra) del AVE por Cerdedo, que debe garantizar la conexión de Vigo con Madrid y Ourense sin pasar por Santiago, será la única vía para la que se recurrirá a una fórmula de financiación mixta. Así, la iniciativa privada adelantará el dinero necesario para construir el tramo, que después le reportará la Administración a través del denominado peaje en la sombra.

Sobre el conjunto del acuerdo que firmarán mañana Blanco y Feijóo, el titular de Infraestructuras reiteró que fija "a finales de 2015" la puesta en servicio de la conexión con la Meseta, cuyas obras estarán licitadas y adjudicadas entre 2009 y 2010. Para ello, Fomento invertirá casi 4.700 euros.

COMISIÓN DE SEGUIMIENTO

A mayores, Hernández invitó a los representantes de los grupos de la oposición a formar parte de una comisión de seguimiento de las obras del AVE. Según avanzó, esta comisión estará compuesta por miembros del ministerio de Fomento y de la Xunta y en su seno se celebrarán reuniones a distintos niveles, es decir, tanto entre Feijóo y Blanco, como otras entre el propio Hernández y el secretario de Estado del Ministerio.

Desde la Xunta, se espera que esta comisión --cuyo número de miembros está sin definir, pero en la que la oposición tendrá una participación directa-- pueda "detectar" cualquier problema en la ejecución de las infraestructuras del Estado en Galicia "lo más pronto posible" para evitar "retrasos".

CONVENIO "HISTÓRICO"

Tras reunirse con el conselleiro, la portavoz adjunta del Grupo Parlamentario del PSdeG, Mar Barcón, y el portavoz del PPdeG en la Cámara, Manuel Ruiz Rivas, coincidieron en que el acuerdo institucional que suscribirán mañana Feijóo y Blanco es "histórico" y lo equipararon al protocolo de las autovías gallegas que materializaron en su momento los Gobiernos de Felipe González y Manuel Fraga.

No obstante, ambos dirigentes reconocieron que "la principal diferencia" con respecto al acuerdo de las autovías es que este convenio "detalla" tanto los plazos de licitación de cada tramo como el presupuesto. "Es algo novedoso", señaló Ruiz Rivas. "Recoge una fecha: finales de 2015", señaló Barcón y agregó que "cuando un ministro decide dar un paso así es un elemento central para su credibilidad".

La dirigente socialista subrayó el "compromiso" del Estado con la "segunda modernización" de Galicia y animó al Ejecutivo que dirige Núñez Feijóo a que "copie" la fórmula, de modo que establezca "un calendario por escrito" para las infraestructuras que dependen de la Xunta así como una comisión de seguimiento para vigilar su ejecución.

Por su parte, Ruiz Rivas aplaudió la "actitud valiente" de compromiso del Ministerio de Fomento por "reconocer" la "deuda histórica" con Galicia y el "engaño" al que --reiteró-- sometió el Gobierno a la comunidad en los últimos años, al fijar la llegada de la velocidad en 2012.

"Es el fin de una huida hacia delante", sentenció el portavoz popular y se congratuló por la estipulación "clara" de los plazos de licitación de los tramos de conexión con la Meseta y de la creación de una comisión de seguimiento. Asimismo, señaló que la nueva Xunta "hace los deberes" y recordó que las reuniones para informar a los grupos --incluidos los de la oposición-- se han hecho "habituales" en 90 días de Gobierno.

"PACTO" PARA "RETRASAR" EL AVE

En el polo opuesto, el BNG criticó a Núñez Feijóo por no haber "comparecido" en la Cámara autonómica para fijar "una postura de país" en materia de infraestructuras. "No hubiera pasado nada por atrasar la firma del acuerdo y debatirlo en el pleno extraordinario en el que comparecerá Feijóo para informar de financiación", dijo.

"Esto es una muestra más del respeto que Feijóo le tiene a la Cámara y a los ciudadanos", reprobó y recordó que en la reunión no estuvo el presidente sino el conselleiro del ramo. "Cambiamos un acuerdo parlamentario que fijaba la llegada del AVE en 2012 por un convenio de cuatro páginas que sitúa la conexión a finales de 2015", lamentó.

En este escenario, acusó a PSdeG de firmar "un pacto expreso" para "retrasar" el AVE a Galicia "un mínimo de cuatro años" y lo vinculó con el debate del nuevo modelo de financiación autonómica --en cuya votación se abstuvo el PPdeG--. "La semana pasada sellaron un pacto implícito por una mala financiación y ahora cierran un pacto expreso que retrasa el AVE", aseveró.

Muy crítico, Aymerich acusó a la Xunta de "abdicar" de sus responsabilidades al aceptar un convenio que, a su juicio, supone "una nueva evidencia" de la "consideración" que a Madrid le merece "Galicia y sus infraestructuras".

En todo caso, el dirigente nacionalista aplaudió la creación de la comisión de seguimiento con la presencia de la oposición. "El BNG va a participar", avanzó y advirtió que defenderá los "intereses" de la comunidad. "No le debemos nada al Gobierno español y no estaremos allí para hacer de parapeto a ningún ministro", avisó.

SIN FINANCIACIÓN DE LA XUNTA

Por otra parte, el portavoz del BNG instó a Blanco a "aclarar" si Galicia tendrá que financiar o no parte de las obras. "Si es así, no sólo tendremos que esperar hasta 2015 o 2016 por el AVE sino que tendremos que pagar obras que en otras comunidades el Estado pagó íntegramente", indicó el nacionalista.

Frente a ello, el conselleiro de Infraestructuras reiteró que el convenio no recoge en ningún punto que la Xunta tenga que asumir económicamente el impulso de alguno de los tramos.

En este sentido, Hernández resaltó el "intenso trabajo" de Blanco, quien se ha "preocupado" de que las asignaciones "presupuestarias" para cada tramo estén garantizadas, con independencia de que Galicia sólo pueda recibir fondos comunitarios para su trazado de alta velocidad hasta 2013.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies