Xunta rechaza el azud y bajar el caudal “para tapar vergüenzas” del gobierno local vigués

Actualizado 24/11/2017 15:08:55 CET

   Le acusa de improvisar y ser "desleal e irresponsable" ante una situación que es "incapaz de hacer frente" porque está "superado"

   VIGO, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El director general de Augas de Galicia, Roberto Rodríguez, ha "descartado" la propuesta del Ayuntamiento de Vigo de construir un azud entre el río Verdugo y el Oitavén porque tardaría seis meses; y respecto a la reducción del caudal ecológico, ha dicho que se "está pidiendo reiteradamente a la Xunta que cometa un delito ambiental": "No lo va a hacer y mucho menos para tapar las vergüenzas de la incapacidad del Ayuntamiento de asumir esta situación".

   Así lo ha trasladado en declaraciones a los medios antes de presidir una reunión de coordinación con los ayuntamientos afectados por la sequía en los sistemas del río Verdugo, Baíña e Lagares y cuencas de ríos de Oia y O Rosal, donde ha aclarado que no se niegan a rebajar el caudal ecológico pero, para hacerlo, los ayuntamientos tienen que comunicar primero las medidas que tomaron y el ahorro conseguido, para acreditar que "no hay más opciones" que esta.

   En este marco, ha indicado que hasta el momento solo han trasladado esta información los ayuntamientos de Nigrán y Vigo y el Consorcio del Louro (del que forman parte Mos, O Porriño, Salceda de Caselas y Tui), ante lo que ha recalcado que "es importantísimo que se remita esta información cuanto antes". De los convocados este viernes, faltan los datos de 11 municipios.

   Tras descartar las peticiones del Ayuntamiento de Vigo, Rodríguez ha trasladado que la propuesta de la Administración autonómica pasa primeramente por seguir insistiendo en la reducción de consumos. "No se pide que cierre ninguna empresa, sino que empresas que consumen más de 2.000 metros cúbicos al año reduzcan su consumo", ha explicado, poniendo a Ence como ejemplo.

   Además, ha indicado que la Xunta propone dos opciones para reforzar el abastecimiento de agua, consistentes en captaciones en el río Verdugo que serían impulsiones directas de cuatro o seis kilómetros desde los canales de derivación de sendas explotaciones hidroeléctricas hasta la entrada del sistema de abastecimiento en alta de Vigo, con lo que no habría "un nuevo obstáculo en el río".

   Cualquiera de estas dos construcciones ha indicado que contarían con un plazo de ejecución de tres meses --frente a los seis que requiere la construcción de un azud-- y costarían entre 5 y 5,5 millones de euros. Sobre este coste, ha remarcado que el abastecimiento es competencia del ayuntamiento y por eso cobra por el servicio, si bien ha apuntado que la Xunta se ofrece a colaborar.

   En relación con esto, ha recordado que en A Coruña la concesionaria va a asumir entre 8 y 9 millones de euros y la Xunta dos millones de euros para hacer una obra que garantizará el consumo en el futuro, ante lo que ha remarcado que "en Vigo la Xunta no va a hacer menos". "Hará una inversión en términos similares", ha aseverado.

UN "DELITO AMBIENTAL" CON "DAÑO INEVITABLE"

   Acerca del caudal, Rodríguez ha incidido en que actualmente ya es inferior al caudal ecológico, y lo que se está pidiendo --bajarlo a 150 litros por segundo en el embalse de Eiras, y 5 litros por segundo en Zamáns-- supondría "un daño ambiental inevitable", de ahí que primero aboguen por poner en marcha otras medidas.

   En este sentido, ha insistido en que lo que pide Caballero es "un delito ambiental". "O bien no conoce la ley, o la conoce y pide a la Xunta que la incumpla", ha censurado, llamando la atención en que "cuando se gestiona el agua es para lo bueno y lo malo, a las duras y a las maduras; hay que ser responsable con las competencias".

POLÍTICAS DE SEQUÍA Y NO POLÍTICA CON LA SEQUÍA

   Igualmente, Rodríguez ha criticado que a la preocupación por la sequía, se une ahora "la preocupación añadida por la actitud del Ayuntamiento de Vigo", la cual ha calificado de "desleal e irresponsable" y un organismo que ha considerado que se encuentra "superado" y es "incapaz de hacer frente a una situación de esta gravedad".

   En este sentido, ha mantenido que el gobierno vigués "llegó tarde y mal" a poner en marcha las medidas solicitadas por Augas de Galicia, pues "esta cuenca lleva en prealerta un año" y aunque se decretó la alerta el 3 de octubre, "ese día Caballero dijo que no había ningún problema y no adoptó ninguna medida".

   "Se improvisa, carece de planificación y capacidad de respuesta, no hubo inversiones para garantizar el abastecimiento, y solo se referencia un plan de emergencia para la sequía de dos carillas y sin medidas concretas", ha lamentado, incidiendo en que este documento "no está aprobado por Augas de Galicia y nunca podrá estarlo porque altera el orden de prioridades" que marca la normativa.

   "Trabajemos en medidas serias, hagamos políticas de sequía secas y dejemos de hacer política con la sequía", ha recalcado, antes de matizar que el agua es de dominio público y no se debe "cometer el error de pensar que el agua es de Vigo".

   Finalmente, Rodríguez ha trasladado que, si bien hay alerta en siete cuencas gallegas, "un problema como este no lo --tienen-- en ningún sitio". "Tenemos receptividad por la inmensa mayoría de ayuntamientos. No hay enfrentamiento, nosotros no estamos contra nadie, estamos aquí para colaborar con los ayuntamientos en el ejercicio de sus competencias", ha sellado.