La Xunta dice al PSdeG que las condenas del franquismo son "ilegales" y pide "mirar hacia delante"

Actualizado 24/11/2017 12:47:11 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

La directora xeral de Relacións Institucionais e Parlamentarias, Blanca García-Señoráns, ha señalado este viernes que todas las sentencias dictadas durante el franquismo y la Guerra Civil ya han sido declaradas "ilegales", de modo que ha llamado a "mirar hacia delante" y a "mantener el recuerdo y la memoria, pero sin odio ni rencor".

Ha sido su respuesta, en comisión parlamentaria, a la diputada socialista Patricia Vilán, quien ha abogado por lograr la anulación de las sentencias dictadas por tribunales militares durante los años de la Guerra Civil.

De hecho, ha planteado la reforma de la Ley de enjuiciamiento criminal para introducir un procedimiento específico que permita "anular las sentencias de tribunales militares que se pasaron por el forro, y por las armas, a un montón de gente" sin amparo legal.

Al respecto, la alto cargo de la Xunta ha cuestionado la conveniencia de modificar la norma para este fin, máxime cuando las resoluciones judiciales dictadas durante la Guerra Civil y la Dictadura ya tienen la consideración de "ilegales" y, por tanto, de "ilegítimas".

"En este momento, nadie defendería aquellas sentencias, dictadas por motivos ideológicos o religiosos", ha agregado, al tiempo que ha sostenido que el Gobierno gallego "comparte la defensa de la memoria de todas las víctimas".

Dicho esto, y después de que Patricia Vilán diese lectura a la sentencia de muerte de su bisabuelo, un concejal del PSOE en Sober que fue ejecutado en Lugo y cuyo cuerpo no ha sido localizado, García-Señoráns ha apostado por "cerrar heridas, mirar hacia delante" y "mantener el recuerdo y la memoria, pero sin odio ni rencor".

ATAQUE A UN MONOLITO EN RECUERDO DE LAS VÍCTIMAS

Adicionalmente, en la misma comisión, los grupos han debatido una iniciativa del BNG que pedía condenar el ataque al monumento situado en A Volta da Moura (entre los ayuntamientos pontevedreses de Tui, O Porriño y Salceda de Caselas), que consiste en un olivo, una placa y un monolito con los nombres de los asesinados por el fascismo.

En el debate de esa proposición no de ley, tanto Luís Bará (BNG) como Carmen Santos (En Marea) han reprobado las palabras de la directora xeral, así como la "equiparación" de las víctimas de ambos bandos. En paralelo, en lo que atañe al ataque al monumento, han censurado la "permisividad" con esos actos, al igual que Patricia Vilán.

En nombre del PPdeG, Alberto Pazos Couñago ha vuelto a condenar el franquismo y "cualquier acto vandálico", sobre todo cuando se dirige a un recuerdo de "las víctimas de una persecución ideológica". Así pues, pese a compartir la primera parte de la propuesta, ha votado en contra por su desacuerdo con el resto del texto.

Y es que, además de pedir a la Xunta que condenase el ataque y que requiriese a la Delegación del Gobierno para que localicen a los responsables, demandaba crear una "red de lugares de la memoria democrática gallega" como "espacios simbólicos de la dignidad de las víctimas y de la lucha contra el fanatismo".

Junto con su creación, solicitaba al Ejecutivo autonómico "colaborar en su protección, conservación, señalización y promoción", y desarrollar "una actuación favorable" para la recuperación de "la memoria histórica democrática antifascista gallega" y "apoyar" la labor de las entidades que trabajan en este ámbito.