Zapatero niega "sumisión" a EEUU en el 'caso Couso', como denuncia IU

Homenaje a Jose Couso en su primer aniversario
REUTERS/LASZLO BALOGH
Actualizado 26/01/2011 10:46:52 CET

MADRID/SANTIAGO, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, ha negado este miércoles que su Ejecutivo actuara con "sumisión" a EEUU en la investigación de la muerte del cámara gallego José Couso en Irak y ha sostenido que la Fiscalía ha mantenido desde 2003 "la misma posición" en este caso que en el resto de los que han pasado por la Audiencia Nacional y que afectan a la Administración norteamericana.

El portavoz de IU en el Congreso, Gaspar Llamazares, ha acusado al Gobierno de "sumisión" al Gobierno estadounidense frente a la defensa de "sus propios compatriotas" y de "vulnerar principios fundamentales como la independencia del poder judicial", durante la sesión de control al Ejecutivo en el Congreso, la primera del nuevo periodo de actividad parlamentaria.

Llamazares basaba su argumentación en los documentos filtrados a Wikileaks que acusan, ha dicho, al Gobierno español de delitos como "revelación de datos de sumarios secretos", "encubrimiento" o "vulneración de los derechos de las víctimas".

Hay además, añade el diputado, una evidente relación "causa efecto" entre los cables diplomáticos enviados desde la Embajada de EEUU en Madrid a Washington en los que se avanzaba la colaboración del Gobierno español en este caso y las medidas que efectivamente se tomaron poco después.

"Ni sumisión ni vulneración de ningún precepto legal ni intromisión en la acción de la justicia", le ha contestado Zapatero. El Ejecutivo ha mantenido una posición de "apoyo inequívoco a la investigación y esclarecimiento de lo sucedido" y ha puesto como ejemplo la tramitación de tres comisiones rogatorias a EEUU y una a Irak.

Tras recordar que "el proceso penal sigue abierto", ha remarcado que la Fiscalía ha mantenido desde 2003 "invariable" la "misma posición" en "todos" los casos que han pasado por la Audiencia Nacional y que afectan a intereses de EEUU, como aquellos relacionados con los vuelos de la CIA o Guantánamo.

El Gobierno, ha agregado, ha sido siempre "respetuoso" con EEUU en esos casos, "pero siempre más respetuoso con sus principios y con el respeto a la ley, al ordenamiento" jurídico español.

Ha reiterado, además, la posición oficial del Ejecutivo frente a las filtraciones de Wikileaks, con respecto a que los documentos revelados son "valoraciones" de quien los ha redactado, un diplomático norteamericano que busca "dar cuenta a sus superiores de la eficacia de su trabajo" en defensa de los intereses de su país.

Llamazares le ha respondido que si la información que trasladó la Embajada a Washington sobre la colaboración del Gobierno español en este caso no se correspondía con la realidad el Ejecutivo debería entonces haber planteado una "queja".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies