Las 45 toneladas de cigala intervenidas en A Coruña se vendían dentro de la propia lonja a grupos cerrados

Cigala incautada en la lonja de A Coruña
GUARDIA CIVIL
Publicado 06/07/2018 13:56:14CET

Parte del marisco fue donado al Banco de Alimentos mientras se comprueba si el resto sirve para consumo humano o se destruye

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

Las cigalas que carecían de la documentación exigida para verificar su trazabilidad y que fueron incautadas en el marco de la Operación 'Pinza Roja', en la que fueron decomisadas más de 45 toneladas, se comercializaban de manera fraudulenta en el propio edificio de la lonja de A Coruña.

Según ha explicado en un comunicado la Guardia Civil, cuerpo que desarrolló el operativo en colaboración con el Servicio de Inspección Veterinaria de Gardacostas de la Xunta, el producto ilegal era vendido fuera de las salas de subasta, a grupos cerrados de comparadores en el interior de los almacenes de vendedurías y pasillos de los almacenes de elaboración.

Según informan las fuerzas del orden, las investigaciones en torno a esta operación empezaron en febrero del año 2018, cuando en un control de documentación se observó una partida de cigala fresca y sin documentación, en uno de los vehículos pertenecientes a minoristas a la salida del Puerto coruñés.

Asimismo, la Benemérita detectó, en pesquisas posteriores, que las capturas podrían proceder de barcos de arrastre de la zona norte de A Coruña y Lugo, donde la pesca de este marisco está prohibida este año.

De este modo, la Guardia Civil y el Servizo de Gardacostas elaboraron un informe que confirmó las sospechas de los investigadores de que se vendía este marisco fuera de los canales de comercialización, y procedente de la zona FAO 27-VIIIC de A Coruña y Lugo.

DESTINO DE LA MERCANCÍA INCAUTADA

Tras el operativo realizado, la Guardia Civil ordenó la aprehensión, en los muelles de carga de la lonja e interior de almacenes de 333 kilos de cigala, que han sido entregados al banco de alimentos de la ciudad.

El resto de la mercancía permanece congelada en un almacén autorizado por la Xunta "para comprobar si sirve para consumo humano o se destruye directamente", han precisado a Europa Press fuentes de la investigación.

Además, se han incautado otros 227 kilos de especies varias, entre pescados y mariscos, que han sido destruidos por carecer de garantías sanitarias. Tras las indagaciones y seguimiento a las empresas implicadas se inspeccionó, también, las instalaciones congeladoras lo que, por irregularidades en la documentación, llevó a la inmovilización de otros 44.800 kilos más de este marisco.

A este respecto, la conselleira do Mar, Rosa Quintana, que ha participado este viernes en la inauguración del Festival 'ARVI do Peixe' en Vigo, ha insistido en el "máximo respecto" a las actuaciones realizadas "en la lucha contra el fraude" y, añadió que, "todo aquello que no esté documentado ni reglado deberá ser objeto de inspección".