El Ayuntamiento de Poio (Pontevedra) decreta tres días de luto en señal de duelo por el naufragio

Buscan del patrón de un pesquero hundido en la Ría de Pontevedra
Europa Press
Publicado 26/04/2017 16:53:55CET

El alcalde destaca que era "gente experimentada que llevaba años faenando" y traslada el "profundo y más sentido pésame" de los vecinos

   PONTEVEDRA, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El Ayuntamiento de Poio (Pontevedra) ha decretado tres días de luto por la muerte de tres tripulantes de un pesquero hundido este miércoles en las proximidades de la Illa de Tambo tras chocar contra una batea.

   En un pleno extraordinario celebrado a las 13,30 horas, el Consistorio de Poio ha acordado decretar tres días de luto oficial por el naufragio del 'Novo Marcos', en el que fallecieron tres marineros vecinos del municipio y otros dos sobrevivieron --hijos de dos de las víctimas mortales--.

   Además, en señal de duelo se han suspendido todos los actos lúdicos y deportivos previstos para el 1 de mayo y se han arriado las banderas a media asta.

   El alcalde de Poio, Luciano Sobral, que es vecino de Campelo al igual que los cinco tripulantes del barco, leyó un manifiesto de apoyo a las familias de los fallecidos a las que trasladó la "dolor" de toda la ciudadanía y su "profundo y más sentido pésame".

   Luciano Sobral reflexionó sobre la "tristeza" que significa para la gente del mar "encontrar el fin de su vida al lado de casa" y recordó que los fallecidos eran "gente experimentada que llevaba años faenando", por lo que le resulta "difícil de explicar", según añadió, cómo colisionaron contra una batea de mejillón que conocían sobradamente.

   Además, el alcalde dirigió unas palabras de aliento a las madres y esposas de los fallecidos, a las que ofreció "todo el apoyo institucional y personal de cada uno de nosotros".

   Igualmente, la teniente de alcalde y portavoz socialista, Chelo Besada, se refirió a este naufragio como "una tragedia sin precedentes en el municipio" y se puso a disposición de las familias afectadas.

   Por su parte, el portavoz popular, Ángel Moldes, indicó que los fallecidos eran "hijos de la Ría" con los que "todos nos sentimos identificados" en un pequeño ayuntamiento como es Poio. La concejala no adscrita Silvia Díaz, por su lado, resumió el sentir de toda la corporación. "Nuestro pensamiento en este momento tan trágico está con los familiares y amigos", ha concluido.

NAUFRAGIO DE MADRUGADA

   Los cinco tripulantes del 'Novo Marcos' venían de descargar el pescado en la lonja de Marín cuando su barco embistió una batea del polígono situado frente a la Illa de Tambo sobre las 4,00 horas de este miércoles.

   Con una vía de agua en el casco el patrón trató de alcanzar la costa, pero la embarcación se fue a pique en un corto margen de tiempo. El cerquero dio la vuelta y quedó quilla arriba, según ha relatado el patrón mayor de Portonovo. Los cinco tripulantes pudieron saltar al agua antes de hundirse el barco.

   Carlos Carballa Rosales fue quien alertó del suceso tras llegar a nado a la playa da Canteira, en Combarro. Una hora y media le llevó nadar la milla de distancia entre el lugar del hundimiento y la costa. Al llegar a la playa se encontró con un vecino, que avisó al 112 a las 5,40 horas de esta madrugada. El joven tuvo que ser atendido con síntomas de hipotermia.

   El otro marinero a salvo, Adrián Ligero, fue rescatado por el pesquero 'Churus' cuando estaba encaramado a una batea, según informó Manuel Vicente, responsable de Protección Civil de Poio.

   Ellos son los únicos supervivientes, sus padres, Florentino Carballa Viñas y Jesús Ligero Abilleira, y el patrón del barco, Francisco Castiñeiras, fallecieron ahogados.

   El helicóptero de la Xunta movilizado localizó a una de las víctimas, mientras barcos de la zona encontraron a otro de los fallecidos y el cuerpo del patrón tuvo que ser recuperado del fondo de la ría por buzos de la Guardia Civil.

   El 'Novo Marcos' tiene puerto base en Portonovo, pero su tripulación es natural de Campelo, una parroquia consternada por esta tragedia en el mar.

   Este pequeño cerquero de 12 metros de eslora ya había tenido otros percances. Así, el 9 de noviembre de 2006 quedó varado cerca de la playa de A Lanzada, en O Grove, y en la madrugada del 8 de junio de 2007 sufrió una vía de agua a unos 300 metros de Sálvora. Esos incidentes sólo supusieron daños materiales.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies