Unas 2.300 embarcaciones gallegas solicitan su regularización y el BNG teme que una "buena parte" queden fuera

Actualizado 16/06/2008 16:35:50 CET

Pesca garantiza la defensa de los barcos que por razones de seguridad cuenten con mayor potencia que la recogida en su 'hoja de asiento'

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

Unas 2.300 embarcaciones gallegas han solicitado su regularización en el 'Censo de flota pesquera operativa', cuyo plazo para esta solicitud finalizó en octubre del pasado año tras cuatro meses para que pudieran llevar a cabo este proceso, en virtud de la ley 9/2007 aprobada en junio por las Cortes del Estado.

Este número supone que aproximadamente el 90 por ciento de las embarcaciones que mantienen su situación sin regularizar tienen su puerto base en Galicia.

Así lo dio a conocer el director xeral de Estruturas e Mercados da Pesca, Xosé Manuel López, en la Comisión de Pesca, donde el diputado nacionalista Bieito Lobeira advirtió de que esta normativa se puede aplicar de tal modo que podría suponer que "buena parte" de estas 2.300 embarcaciones queden "fuera" de la regularización.

El motivo, según desgranó el portavoz de Pesca del BNG, es que en sus 'hojas de asiento' (documento de carácter físico o electrónico que contiene toda la información relativa a la embarcación) existen "diferencias entre la legalidad y la realidad". Así, precisó que sucede en muchos casos en relación con el material del casco (madera/poliéster) o la dimensiones, pero sobre todo con la potencia instalada en los motores.

En este punto, Lobeira admitió mayores potencias que las recogidas en las respectivas 'hojas de asiento', especialmente en la embarcaciones de percebeiros y marisqueo a flote, "por motivos de seguridad" debido a las condiciones del mar "y que para nada se corresponden con mayor esfuerzo pesquero".

Por estos motivos, exigió a la Consellería de Pesca que defienda en esta circunstancia en el "seguimiento" de las revisiones que ahora van a realizar las cinco capitanías marítimas de Galicia para verificar que si lo que recoge la 'hoja de asiento' se corresponde con la realidad de la embarcación.

El objetivo del BNG es que la consellería evite que se utilice esta regularización como "coartada" para justificar una "reducción" o "eliminación" de la flota.

RAZONES "PURAMENTE" DE SEGURIDAD.

Al respecto, el director xeral admitió que la Consellería de Pesca es consciente de que la "diferencia" es debido a razones "puramente" de seguridad. Por ello, garantizó que estará presente en la revisión "caso por caso".

Así, aunque advirtió de que se ejercerá "escrupulosamente" el cumplimiento de la ley, también anunció que la Consellería de Pesca estarán en estas revisiones "dando por sentado" de que el incremento de potencia motora ha sido por un aumento de la seguridad y "no para buscar un mayor esfuerzo pesquero" y así adelantó que lo defenderá. "Pretendemos que no haya reducción de la flota, sino que la copia del asiento sea lo más exacto posible a nuestra realidad", zanjó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies