Bruselas prohíbe a España y otros cuatro países pescar atún rojo en 2007

Actualizado 19/09/2007 15:28:50 CET

BRUSELAS, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea decretó hoy el cierre de la pesquería del atún rojo en el Atlántico oriental y en el Mediterráneo para lo que queda de 2007, al haberse agotado la cuota anual de 16.779,5 toneladas que tenía asignada la Unión Europea este año. Los países más afectados serán España, Portugal, Grecia, Malta y Chipre. Italia y Francia, que también pescan atún rojo, habían cerrado el caladero en julio y agosto, respectivamente. La Comisión Europea se ha visto obligada a adoptar la medida a la luz de los datos sobre capturas enviados por los Estados miembros.

Bruselas asegura también haber constatado deficiencias en las declaraciones de capturas, un requisito necesario para poder supervisar en tiempo real el grado de uso de la cuota comunitaria, por lo que tiene previsto adoptar próximamente medidas para subsanar estas deficiencias y acciones de cara a la campaña de 2008 para evitar los problemas vividos este año.

El comisario de Pesca, Joe Borg, dijo que "es evidente que existen problemas tanto de sobrepesca de una población que ya se encuentra amenazada como de equidad entre los Estados miembros afectados", y que la Comisión, "como es su deber, hará todo lo posible para abordar con carácter urgente este asunto".

En este momento los siete Estados miembros de la UE que explotan la pesquería del atún rojo son España, Chipre, Francia, Grecia, Italia, Malta y Portugal y durante la reunión celebrada en Tokio en el pasado mes de enero, la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (CICAA) asignó a la UE una cuota de 16.779,5 toneladas, que se repartió entre los Estados miembros interesados con arreglo a una clave de reparto previamente acordada. A España le fueron asignadas 5.568,21 toneladas, la más alta de los siete países comunitarios que pescan atún rojo.

Las autoridades italianas decidieron cerrar la pesquería el pasado 24 de julio y las francesas el 27 de agosto por lo que los países que se verán afectados por la prohibición de pescar atún rojo sin haber capturado su cuota se verán compensados en años posteriores. La normativa comunitaria prevé también un mecanismo para reducir la sobrepesca de determinados Estados miembros.

MECANISMO DE COMPENSACIÓN

En relación con la cuota global de la UE, el Plan de recuperación de la CICAA contempla un mecanismo de restitución para quienes realicen sobrepesca.

El Comité de Aplicación de la CICAA se reunirá en noviembre para determinar las cifras definitivas de capturas de todas las partes correspondientes a la campaña de 2007. Cuando la CICAA adopte una decisión sobre las medidas que deben tomarse, la Comisión presentará a comienzos de 2008 su propia propuesta sobre restitución y la compensación dentro de la UE.

Además, Bruselas intentará garantizar que todo Estado miembro que se vea penalizado por este cierre anticipado de la pesquería en 2007 quede compensado cuando se concedan futuras posibilidades de pesca.

Para garantizar que el Plan de recuperación se aplica "plena y efectivamente" por todos los Estados miembros de la UE afectados resulta esencial evitar la sobrepesca, sostiene el Ejecutivo comunitario, quien asegura que ello exigirá disponer de datos reales de capturas "más fiables" y "en el momento adecuado".

Además de adoptar el Reglamento para que el Plan de recuperación de la CICAA quede definitivamente incorporado a la normativa comunitaria, Bruselas examinará medidas que permitan garantizar que los Estados miembros respetan los requisitos contemplados en el Plan sobre la "declaración en tiempo real" de capturas por periodos de cinco días que deben completar los capitanes de todos los buques pesqueros.

Asimismo, el Ejecutivo comunitario mantendrá y ampliará las visitas sorpresa de sus propios inspectores a los puertos de desembarque y a las granjas y pondrá mayor empeño en mejorar el intercambio de información entre los responsables de la pesca, tanto a nivel de los Estados miembros como con otras partes de la CICAA, especialmente en la transferencia de atunes a jaulas de engorde.

El sistema de inspección conjunta internacional en el mar de la CICAA también tendrá un atención prioritaria y de igual modo se instará a los países importadores, y en particular a Japón, a rechazar las importaciones que no se ajusten plenamente a las disposiciones de la CICAA.

ESPECIE EN PELIGRO.

La población oriental de atún rojo en el Atlántico oriental y el Mediterráneo ha sido objeto de sobrepesca durante muchos años y los científicos han advertido repetidamente de que corre peligro si no se interviene para reducir drásticamente el nivel de actividad pesquera. Se estima que una de las principales causas del declive de la población es, en particular, el elevado índice de sobrepesca no declarada.

El atún rojo es una especie altamente migratoria y, por esta razón, la gestión de la pesquería se realiza en el marco de la CICAA. La UE es un destacado miembro de este organismo y, en la reunión anual que celebró la CICAA en Dubrovnik en noviembre del pasado año, desempeñó un papel decisivo en la adopción de un nuevo Plan de recuperación a 15 años de la población oriental de atún rojo.

Uno de los principales logros de este Plan fue el establecimiento de un nuevo sistema, "riguroso y global", de control y ejecución cuya finalidad es combatir la sobrepesca, que, por definición, es una actividad ilegal.

La Comisión Europea concede una gran importancia a su aplicación y, en particular, al régimen de control, y hace un llamamiento a los Estados miembros para que cooperen mutuamente, así como con otros miembros de la CICAA y con la Comisión, para evitar la sobrepesca, que constituye una amenaza para la supervivencia de una de las más antiguas y ricas pesquerías de Europa.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies