Pesca.- Galicia anticipa 80 millones de pérdidas por la norma que prohíbe el arrastre en aguas profundas

FOTOS: GALICIA E BRETAÑA CHAMAN AO SENTIDO COMÚN DAS AUTORIDADES COMUNITARIAS NA
EUROPA PRESS/XUNTA
Actualizado 17/06/2013 19:39:34 CET

Galicia y Bretaña reclaman "sentido común" a Bruselas ante una medida "desproporcionada"

BRUSELAS, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

El secretario xeral do Mar, Juan Maneiro, ha reclamado este lunes "sentido común" a la Comisión Europea para garantizar la continuidad de la pesca en aguas profundas tras admitir que, si se aplica la propuesta de normativa que presentó en julio para prohibir de manera gradual la peca de arrastre de fondo y las redes de enmalle para especies de aguas profundas en el Atlántico nororiental, podría traducirse en 80 millones de euros de pérdidas directas para el sector gallego y amenazar unos 2.500 empleos en la comunidad.

"Esta propuesta que la Comisión nos propone puede ser positiva en términos ambientales, pero es una amenaza en términos económicos y sociales para Galicia", ha reconocido Maneiro en el Parlamento Europeo, en rueda de prensa conjunta con el presidente del Consejo Regional de Bretaña, Pierrick Massiot, para advertir de que la desaparición de la pesca en aguas profundas "podría desestabilizar toda la economía regional" de estos territorios.

Maneiro ha advertido de que la normativa en el caso de la comunidad gallega limitará la actividad diaria de "más de 300 buques" que "a día de hoy ya están al límite de la sostenibilidad". "Con la aplicación del nuevo reglamento tal y como se propone no serían competitivos", ha advertido.

El secretario xeral do Mar ha precisado que la normativa afectaría a más de 160 rastreros que faenan en aguas internacionales, Gran Sol y en el litoral cantábrico y casi 140 buques que faenan con artes de enmalle en la coste litoral cantábrica, de los cuáles 100 son de la flota costera artesanal que faenan con artes de enmalle, así como más de diez buques que faenan bajo otras banderas comunitarias pero de capital totalmente gallego.

"Pueden ser más de 2.500 personas las que vean amenazadas su actividad laboral" en la comunidad gallega, ha apostillado el secretario xeral do Mar, que ha cifrado asimismo en "alrededor de 80 millones de euros" las pérdidas "directas" para la flota gallega.

"Galicia se juega mucho en este proyecto", ha insistido el secretario xeral, que ha insistido en que la norma constituye "un problema para regiones pesqueras con gran influencia de esta pesca" como es Galicia.

"Estamos aquí para pedir que impere el sentido común", ha resumido Maneiro, que ha reclamado "sentido común" a la Comisión Europea para que la nueva normativa se pueda aplicar de forma "factible, equilibrada" y sobre todo que "no ahogue" la actividad pesquera en aguas profundas, a la vez que se garantiza la protección ambiental, algo que "nunca" ha rechazado la comunidad.

LO FUNDAMENTAL, LOS PUEBLOS DEPENDIENTES

"Lo fundamental para el Gobierno de Galicia y para toda la sociedad gallega son las personas y los pueblos que viven" del mar, ha defendido. "Hay pueblos de la costa que verían amenazado su sustento pesquero fundamental y hay otros mucho que verían muy amenazada su actividad económica, incluso en puertos con ciudades pesqueras clave como pueden ser Vigo o A Coruña", ha advertido, instando al Ejecutivo comunitario y a los eurodiputados como colegisladores a visitar los puertos gallegos para que "le pongan cara a estas personas afectadas y sus familias". "Son pueblos, no son factorías. Son pueblos con gente que viven en ellos", ha defendido.

"Galicia quiere seguir pescando de forma sostenible", ha subrayado el secretario xeral do Mar, que ha admitido que "la administración gallega está de acuerdo en el fondo de medidas como la adopción del rendimiento máximo sostenible o la aminoración progresiva de los descartes" como contempla el Ejecutivo comunitario .

Maneiro ha defendido que se protejan "las áreas marinas vulnerables y de interés ecológico" pero ha reclamado "no criminalizar artes" determinadas como el arrastre y enmalle en aguas profundas prohibiéndolas porque "no hay artes buenas o malas, sino bien o mal empleadas".

"La Administración gallega y el sector queremos proteger el mar, queremos proteger las especies de aguas profundas y sus hábitat, pero con sentido común. Busquemos un equilibrio, tengamos en cuenta el conocimiento y la experiencia de los pescadores", ha reclamado Maneiro.

GOBIERNO Y SECTOR YA TRABAJAN EN SOSTENIBILIDAD

El secretario xeral do Mar ha recordado que Galicia lleva "más de 20 años protegiendo las zonas más sensibles" de su litoral, tras recordar la normativa en la comunidad que "establece condiciones de acceso restrictivas, incluso prohíbe artes determinadas dentro de esas zonas protegidas".

Mientras tanto, el propio sector pesquero gallego "también está por la labor de esa sostenibilidad" a través de propuestas como "vedas espacio-temporales para especies como la cigala en aguas del mar Céltico, respetando las áreas de desove y cría de juveniles en el caladero Cantábrico". "El sector pesquero gallego quiere proteger los recursos y darles sostenibilidad. Es su futuro", ha insistido.

Maneiro ha defendido además que los pescadores gallegos de arrastre y enmalle "evitan los fondos de roca y coral porque destrozan sus aparejos, buscan fondos menos perjudiciales para su pesca y evitan esos fondos a proteger" y "buscan especies que se encuentran en fondos arenizando". De hecho, ha indicado, "podría ser positivo" remover dicho fondo para su oxigenación y renovación de nutrientes.

Galicia y la región francesa de Bretaña han considerado "desproporcionadas" la medidas propuestas por la Comisión Europea y han reclamado tanto al Ejecutivo comunitario como a la Eurocámara que midan "en su conjunto las consecuencias económicas y sociales de una prohibición de la pesca de aguas profundas cuando se tienen pruebas de que los stocks de especies están incrementándose", mientras que las técnicas de arte "son cada vez más sostenibles" en un comunicado conjunto.

Además, apoyan las reclamaciones del sector de que se permita el arrastre únicamente en las zonas ya explotadas para "congelar la huella" de dicha actividad.

BRETAÑA

El presidente del Consejo Regional de Bretaña (Francia), Pierrick Massiot, ha dejado claro que no quieren "que se desarrollen pescas no sostenibles", pero ha considerado "sorprendente" que la Comisión Europea no haya seguido el dictamen de los científicos que han considerado que "se podrían incluso aumentar las cuotas" de "algunas especies" y también ha defendido la importancia de la pesca en aguas profundas por su "volumen de negocio y equilibrio económico para todo el sector", pese a que representa el 1% de la pesca total. "Instamos a los miembros de la Comisión a reexaminar este asunto a la luz de las opiniones científicas y los argumentos de hoy", ha reclamado.

La presidenta de la Comisión de Pesca de la Eurocámara, la eurodiputada popular Carmen Fraga, ha dejado claro que la normativa comunitaria "no es equilibrada" y se ha limitado a "la alternativa más fácil" de "la prohibición, sin tener en cuenta el impacto social y económico", algo que ha considerado "absurdo" cuando países como Noruega e Islandia usan las mismas artes y exportan a la UE.

Fraga ha criticado que la propuesta "se basa simplemente en desembarques y no capturas", de modo que no se sabe "cómo va a afectar a las capturas accesorias", pero que será "mucho mayor de lo que dice la Comisión" y ha apostado por "mejorar" la protección del ecosistema marino vulnerable. Además, ha reclamado a Bruselas "una reflexión mucho mayor" tras recordar las quejas del sector por no haber sido "suficientemente" consultado en una cuestión "tan importante".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies