Pesca cede a la petición del sector y el seguro por riesgo de pérdida de producción no será obligatorio

Actualizado 05/10/2007 21:13:55 CET

Las cofradías rechazan que se cierren pósitos por inviables y que se veto su reaparición

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Consellería de Pesca e Asuntos Marítimos ha cedido a la demanda del sector y aceptado que el seguro por riesgo de pérdida de producción sea voluntario y no obligatorio, tal y como pretendía que quedase establecido en la nueva Lei de Pesca, cuyo anteproyecto fue presentado hoy ante el Consello Galego de Pesca.

Así lo reveló a Europa Press el secretario general de la consellería, Miguel López Sieiro, quien recordó la obligatoriedad del sector de contar con un seguro que garantice la cobertura sobre posibles daños a terceros y agresiones al medio ambiente.

El departamento que dirige Carmen Gallego también pretendía que la futura Lei de Pesca obligase al sector a suscribir un seguro que cubriese las pérdidas a causa de temporales o porque el mal tiempo hubiese dañado la producción con el objeto de que pescadores y mariscadores recibiesen un indemnización diaria en caso de que no pudiesen ir faenar a causa de las condiciones meteorológicas, a través de suscribir una póliza, para cuyo coste se ofrecen subvenciones de hasta el 70%.

No obstante, y tras el rechazo mostrado por el sector, Pesca les anunció hoy en el Consello Galego de Pesca que pescadores que no tendrán esta obligación, aunque les advirtió de que deberán ser "consecuentes y coherentes" con esta decisión, en referencia que, tal y como ha sucedido en temporales, han acudido a la Administración para exigir indemnizaciones que ahora les cubriría el seguro.

De igual modo, López Sieiro destacó que, tras esta reunión, Pesca ha cedido también en que "por primera vez" en una ley se incluya al Consello Galego de Pesca; figure la Federación Galega de Cofradías; y se garantice la representatividad del sector.

COFRADIAS RECHAZAN EL ANTEPROYECTO.

"Son pasos positivos pero esperemos que dé más porque las necesidades del sector no están recogidas en este anteproyecto", así valoró estas medidas el presidente de la Federación Galega de Cofradías, quien aseguró que el dictamen del Consello Galego de Pesca refleja como el sector "no está de acuerdo" con esta normativa.

Así, trasladó el interés del sector en que la Consellería de Pesca tenga en cuenta la evaluación realizada en el dictamen en el que se "rechaza por unanimidad" un anteproyecto que "no recoge para nada las necesidades del sector" y también las alegaciones presentadas.

NO A LA SUPRESIÓN DE PÓSITOS.

En estas alegaciones, las cofradías gallegas rechazan la nueva regulación de la que serán objeto y que introduce la posibilidad de la Administración de suprimir o fusionar pósitos en función del número de socios o su viabilidad. Asimismo, "discrepan totalmente" con que se vete su reaparición futura, tras ser clausuradas.

El máximo responsable de la Federación Galega de Cofradías apuntó como punto "más sangrante" del anteproyecto la nueva regulación de las cofradías, con cuya aprobación se derogará la ley la anterior de 1993, "que era la mejor de España" y que, en el dictamen, se pide que se mantenga.

Para las cofradías, según trasladó Lareo, supone una "intromisión" de la Administración el hecho de que establezca la "fusión o la supresión" de pósitos en función de su número de socios o viabilidad económica, "cuando es una decisión que sólo deberían poder tomar exclusivamente los propios socios".

No obstante, la Consellería de Pesca aclaró a Europa Press que la fusión o la supresión de una cofradía requerirá del "voto favorable de la mayoría de los miembros de las juntas generales" de los pósitos implicados.

No obstante, admitió que el anteproyecto recoge que la desaparición de una cofradía puede ser decidida por el Consello da Xunta, "en el caso de inviabilidad económica" por carecer de un número mínimo de socios o de la imposibilidad de constitución de la Xunta Xeral o Comisión de Xestión de la cofradía.

Otro de las medidas contra la que las cofradías gallegas presentarán alegaciones en el Consello Galego de Pesca es la imposibilidad de volver a constituir una cofradía que, por estas circunstancias, fuese disuelta.

"Puede que la mala gestión o la inviabilidad económica obligue a su cierre. No obstante, quizás una nueva gestora o número de socios y actividad revoque esta situación y pueda ser rentable. Debería permitirse que vuelva a constituirse", defendió Lareo.

LA CONSELLERIA DECEPCIONADA CON EL SECTOR.

Ante estas críticas, el secretario xeral de Pesca mostró su "decepción" ante el hecho de que se rechacen medidas que se recogen en el anteproyecto, "pero no se ofrezcan ningún tipo de alternativas", a pesar de haber contado con un "período extra" al que le correspondía para dar conocer su sugerencias y cambios a realizar.

En cualquier caso, López Sieiro anunció que Pesca estudiará las alegaciones presentadas hoy en el Consello Galego de Pesca, con el objetivo de que la futura normativa acuda al Parlamento antes de que finalice el año. De todas formas ya adelantó su "desilusión" porque la consellería preveía que fuesen de "más calado y profundas".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies