Pladimega agradece el respaldo de los mariscadores de Vilanova y celebra que el bateeiro herido abandone la UCI

Actualizado 18/09/2008 20:45:20 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Plataforma para la Distribución de Mejillón de Galicia (Pladimega) agradeció el respaldo brindado por los mariscadores de Vilanova de Arousa (Pontevedra), que ayer defendieron la actitud "no beligerante" de los bateeiros que se concentraron en el muelle de la localidad.

En un comunicado, la organización que representa a casi el 80 por ciento de los productores gallegos de mejillón destacó las declaraciones de los 'rañeiros' --colectivo dedicado a la recolección de almeja con este arte--, que desmintieron que los bateeiros les impidiesen desarrollar su trabajo en las inmediaciones del muelle.

Según explicó el portavoz de Pladimega, Julián García, los mariscadores se encontraban ayer trabajando cuando la patrona mayor de Vilanova, Evangelina Lago, los avisó para que regresasen a tierra bajo el pretexto de que los productores de mejillón no les permitían realizar su labor con normalidad y que tampoco se podría abrir la lonja.

Una vez comprobado que no era así, como expuso García, los 'rañeiros' reprocharon a Lago, también concejala del PPdeG en este ayuntamiento arousano, su "incomprensible actitud". A juicio del portavoz de Pladimega, su objetivo era responsabilizar a los bateeiros de bloquear por completo la actividad del puerto.

A este respecto señaló que los mariscadores declararon ante los medios de comunicación que la actitud de los mejilloneros era "pacífica". Precisamente, la organización reiteró que su finalidad es resolver la actual crisis del sector extractivo sin mayores enfrentamientos.

También aclaró que los incidentes del pasado martes alcanzaron ese "cariz" por la que tildaron de "desproporcionada" actuación de las fuerzas de seguridad. Asimismo, Pladimega trasladó su "honda alegría" tras saber que Juan Ramón Outeiral, el bateeiro de Boiro herido tras recibir un golpe en la cabeza durante una de las cargas policiales del martes, abandonó la Unidade de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Clínico de Santiago.

Una vez más, la organización reiteró su intención de mantener paralizado el suministro de mejillón fresco y a fábrica hasta que no se establezca un sistema de reparto equitativo de la producción por batea.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies