La Xunta permitirá a cofradías y otras entidades establecer plantas de eviscerado durante épocas determinadas

Actualizado 13/10/2008 17:06:54 CET

Galicia es deficitaria en esta especie de marisco, de la que se importan unos seis millones de kilos cada año sobre todo en Francia

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 13 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Consellería de Pesca estudia permitir que entidades interesadas y cofradías de pescadores puedan establecer plantas dedicadas al eviscerado de vieiras -retirada de su hepatopáncreas- durante una época determinada del año.

No obstante, la Administración autonómica no ha tenido "constancia", por el momento, de ninguna "solicitud formal" por parte de algún centro para efectuar ese proceso, aparte del único autorizado en Galicia para esta actividad -ubicado en Cambados (Pontevedra), sólo recibió "consultas".

Así lo manifestó el director del Instituto Tecnolóxico para o control do medio mariño (Intecmar), José Manuel Romarís, en la comisión parlamentaria de Pesca, en respuesta a la cuestión formulada por el BNG.

Su portavoz, Bieito Lobeira, instó a la Administración autonómica a impulsar medidas para que se instalen este tipo de infraestructuras en aquellos puertos y localidades costeras de mayor potencial productivo de este molusco bivalvo antes de que se limitase su extracción en el litoral gallego. El diputado nacionalista preguntó sobre el número de solicitudes registradas en este sentido, tras manifestar que el puerto pontevedrés de Bueu había realizado una este año.

Asimismo, demandó los detalles relativos a las posibles alternativas investigadas para recuperar una producción que, antes de la prohibición impuesta a mediados de los 90 por la Unión Europea debido a la elevada presencia de toxina en este molusco bivalvo, empleaba a "cientos de embarcaciones" y "millares de marineros" de Galicia dadas sus "condiciones únicas" para el desarrollo de esta actividad.

El responsable del Intecmar reiteró que Pesca está "interesada" en hacer posible la producción de vieira en todas las rías donde se dé siempre que así lo permitan los controles de toxina. Por ello, precisó que el Intecmar impulsa actualmente diversos estudios sobre los factores que inciden en la desintoxicación de la vieira, las causas de aparición de la sustancia contaminante, así como experiencias de traslado de este molusco de las zonas exteriores a las interiores de las rías.

Romarís también confirmó la existencia de una investigación dirigida a analizar las posibilidades de cría de la vieira en la Ría de Vigo en bateas experimentales, de forma similar a la producción de mejillón. Los expertos estudiarán, según expuso, los parámetros de crecimiento y el tiempo de desintoxicación del citado molusco en estas plataformas.

IMPORTACIONES

El director del Intecmar destacó que las importaciones de vieira para transformar son "muy superiores" a la producción propia, siempre sometida al proceso de eviscerado, de Galicia, que se limita a cuatro zonas de la Ría de Arousa entre finales de octubre y marzo, un periodo que varía en función de los controles de toxina y las necesidades del sector. Así, este año la campaña concluyó en febrero y las capturas durante los dos meses de apertura ascendieron a 108.000 kilos y a 200.000 en 2007.

La demanda de esta especie de marisco convierte a la vieira en un "producto deficitario", de ahí que cada año se adquieran en países europeos "varios millones de kilos" para transformar en la comunidad y comercializar en conserva, congelada o en precocinados, explicó. En concreto señaló que en 2008 el volumen de molusco foráneo rondase los seis millones de kilos, de los que unos tres millones procedieron de Francia -Normandía-- y el resto de Reino Unido -Escocia--, Irlanda o Bélgica.

Romarís reconoció carecer, sin embargo, de datos específicos sobre importaciones de vieira y subrayó que entre esos seis millones de moluscos figuran también volandeiras y zamburiñas, entre otras especies similares.

RECUPERACIÓN DEL RECURSO AUTÓCTONO

En esta línea, el director del Intecmar recordó que la Administración gallega reforzó los incentivos a la producción de vieira congelada desde que a mediados de los 90 los "altos niveles de toxicidad de amnésica" derivados de una "fuerte incidencia de mareas rojas" obligasen a buscar "alternativas" a la comercialización de este producto.

Cada kilo de moluscos registraba niveles superiores a los 20 miligramos frente a los 4,5 miligramos permitidos hoy por kilo para eviscerado después de analizarse por separado la gónada y el músculo. La situación de los 90 motivó un descenso "muy importante" en la explotación del recurso autóctono, que llegó a ser "casi nula" entre 1999 y 2001.

Las pruebas permitieron la extracción de vieira para su eviscerado entre un periodo determinado de otoño e invierno en "algunas zonas de la Ría de Arousa", de forma que se apreció una "recuperación" en la producción entre 2003 y 2005. En 2001, se extrajeron en Galicia 11.000 kilos que, dos años después, ascendían a 60.000 y en 2004 a 133.000.

Sin embargo, una "importante" incidencia de toxina paralizante impidió recoger vieira en 2005 y situó en los 104.000 kilos la de 2006 dado que, como matizó, esta especie tarda "un largo tiempo en desintoxicarse".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies