Productores de Lugo ven "desproporcionado" el aval de 339.000 euros al pesquero retenido en Irlanda

Descartes de la pesca
CSIC - Archivo
Publicado 02/09/2018 13:50:47CET

   (Rogamos a los abonados sustituyan esta información por la emitida previamente sobre el mismo tema, debido a un error en las cifras relativas al aval que se le impone al pesquero)

   La Organización de Productores Pesqueros de Lugo cree que acusar al barco de practicar 'finning' por tener aletas de tiburón es una "interpretación llevada al límite"

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 2 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El gerente de la Organización de Productores Pesqueros (OPP) de Lugo, Sergio López, ha asegurado que la asociación "no está de acuerdo con la interpretación errónea y llevada al límite" que la patrullera y los inspectores irlandeses realizaron sobre la posesión de aletas de tiburón en el barco pesquero de Burela (Lugo), retenido en Irlanda acusado de practicar 'finning' y al que se impone un aval, para abandonar el puerto, "desproporcionado" de 339.000 euros.

   En declaraciones concedidas a Europa Press, López ha informado de que, hasta este lunes por la mañana, "posiblemente no haya ninguna novedad", por lo que este 3 de septiembre, previsiblemente, se conocería "si los armadores pueden presentar aval" para regresar a España.

   En concreto, el pesquero 'Virxen da Blanca', con sede en Burela, fue acusado, tras una inspección a bordo a cargo de la patrullera, de realizar la conocida e ilícita práctica pesquera de 'finning', según ha explicado el presidente de la OPP de Lugo.

   Así, ha indicado que los inspectores encontraron "las aletas anales de los tiburones, las pequeñitas, que son realmente unos apéndices, separadas del cuerpo", motivo por el que se acusa a la embarcación de 'finning'.

   No obstante, ha insistido en que esta práctica "no es finning", sino el procedimiento "habitual", "sobre todo en peces más pequeños, cuando se envuelven en la red para congelarlos", ya que "esos apéndices se caen de la red y se guardan aparte" del resto de piezas.

   Por el contrario, López ha asegurado que el "finning implicaría cortar las todas las aletas del tiburón, tener solo aletas (en el barco) y tirar los cuerpos al mar". Al respecto, ha señalado que esto "es lo que hacen las flotas asiáticas", pero, "en Europa, la flota española o la portuguesa, por ejemplo, no hacen eso en ningún caso".

SANCIÓN DE 35.000 EUROS

   López también ha tildado de "desproporcionado" el "tema del aval" para que el barco pueda ser movido de Irlanda, y que ascendería a 339.000 euros.

   Además, la sanción consiguiente se situaría en una multa de 35.000. "En caso de que la sanción fuese cierta, lo que las autoridades irlandesas proponen como multa son 35.000 euros", ha añadido. "No estamos de acuerdo, porque eso no es hacer finning y no estamos incumpliendo ninguna norma", ha insistido.

   Sobre esta cantidad como aval, el presidente de la OPP de Lugo ha explicado que "para dejar salir el barco (los irlandeses) valoran todo lo que tiene dentro --mercancía, aparejos...-- y ponen un valor realmente desproporcionado --339.000 euros--, que no es proporcional a la posible falta o a la posible multa que le pudiera llegar a salir" por el corte de las aletas.

INSPECCIÓN ANTERIOR

   "No estamos de acuerdo con la interpretación, hemos contactado con autoridades españolas y dicen que realmente eso no es 'finning' y que no hay ningún problema", ha aseverado el presidente de la OOP de Lugo.

   Además, López ha recordado que el propio barco, 'Virxen da Blanca', "tuvo una inspección hace un mes, el día 2 de agosto, con la misma patrullera, pero con inspectores que tenían otra interpretación", coincidente con la de los inspectores españoles, al no detectar dicha práctica de 'finning' a bordo del barco, por lo que "no hubo ningún problema".

ACUSACIÓN DE 'FINNING'

   Asimismo, el presidente de la OPP de Lugo ha asegurado que la práctica realizada a bordo del pesquero de Burela "es una operativa habitual en la que esos apéndices (del tiburón), que son realmente como dedos, en el momento en que se viscera y se abren las dos aletas pequeñas --una pélvica y otra anal--, quedan separados del cuerpo".

   "Creemos que la interpretación de la patrullera o de los servicios de inspección irlandeses es errónea, está llevada al límite, y no estamos de acuerdo con ella", ha sentenciado López.

   De todas formas, ha apuntado que "las autoridades españolas revisarán el barco cuando llegue" a España y "dirán si la OPP de Lugo tiene razón o si no la tiene". "Esto acabará en un tema judicial, previsiblemente en el mes de noviembre", ha anunciado.

Contador