Hoteles y casas rurales cumplen las previsiones con un 60% de ocupación pero lamentan que "el tiempo no ayuda"

Actualizado 02/04/2010 15:29:43 CET

Las reservas son "algo superiores" en el interior, lo que el sector atribuye a la celebración de la Semana Santa en lugares como Viveiro

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

Hosteleros y propietarios de casas rurales de Galicia destacan que se cumplen las previsiones de ocupación en el "pico más alto" de la Semana Santa --del Jueves al Sábado Santo--, con algo más de un 60 por ciento de las reservas realizadas. Con todo, coinciden en lamentar que "el mal tiempo no ayuda" a mejorar estas cifras con visitantes de última hora.

En este sentido, el presidente de la Confederación de Hosteleros de Galicia (Cehosga), Héctor Cañete, resaltó que la percepción de la afluencia de turistas en ciudades como A Coruña y Santiago de Compostela "no es demasiado buena", aunque aplazó hasta la semana próxima la realización de un balance "real", tras el cruce de datos de los diferentes alojamientos.

En declaraciones a Europa Press, Cañete apuntó al 65 por ciento de ocupación prevista por la confederación inicialmente, aunque añadió que se esperaba que el fin de semana "grande" pudiera alcanzar el 70 o incluso el 80 por ciento. "Pero el tiempo no está ayudando. Vemos que en los alrededores de la Catedral hay gente, pero tampoco es significativo", explicó, al tiempo que detalló que en la ciudad herculina "no hay muchos turistas".

Por su parte, el presidente de la Asociación de Turismo da Costa da Morte, Jesús Trillo, calificó el nivel de reservas del turismo rural como "una caída en semipicado" --un descenso "considerable"-- respecto a anteriores Semanas Santas.

Para 2010, indicó, la media "giraba en torno a un 60 por ciento" --del jueves al sábado-- y, aunque todavía hay "gente que aparece a última hora por la puerta", las malas condiciones meteorológicas impidieron un incremento de las reservas.

MÁS RESERVAS EN EL INTERIOR

En concreto, Trillo señaló una ocupación "algo superior a la media" en los alojamientos de turismo rural de las provincias del interior de Galicia --Lugo y Ourense--, algo que atribuyó a la celebración de la Semana Santa en lugares como la localidad lucense de Viveiro o al tirón de Pena Trevinca (Ourense).

Sin embargo, en la costa coruñesa la reserva es "un poco más baja", dijo, y descartó que la menor demanda se deba al mal tiempo, ya que "lo que no se recibió en las pasadas semanas" responde, a su juicio, a la mala situación económica.

Por ello, concluyó que en zonas como la Costa da Morte "habrá que intensificar la promoción" si lo que se pretende es, según subrayó, que el Año Santo "pueda amortiguar los efectos de la crisis y tener tirón".

Por último, en declaraciones a Europa Press, la presidenta de la Federación Galega de Turismo Rural (Fegatur), Marisol Lorenzo, hizo hincapié en que el nivel de visitas ha sido "bastante flojo" y que, pese a prever reservas de última hora, "la lluvia no ayudó".

 
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies