Baleares duplicó el número de patentes en 2005 y el Govern espera alcanzar la treintena este año

Actualizado 03/06/2006 14:32:32 CET

El año pasado se obtuvieron 27 licencias, mientras que en 2004 sólo se concedieron una docena

PALMA DE MALLORCA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

Científicos e investigadores de Baleares obtuvieron en 2005 un total de 27 patentes, la mayoría de ellas relacionadas con la biomedicina y la nutrición, lo que supone más del doble de las obtenidas el año anterior, con 12, así como los mejores resultados obtenidos en este campo hasta la fecha, que se podrían mejorar con una treintena de licencias a finales de este año.

Según explicó a Europa Press la directora general de Investigación, Desarrollo Tecnológico e Innovación del Govern Balear, Marta Jacob, el volumen de patentes es un índice para determinar el nivel de innovación en una región y nuestra comunidad está saliendo de la cola y actualmente intenta registrar productos tangibles, lo que resulta difícil en un lugar donde lo que predomina es el Sector Servicios.

Para Jacob, Baleares "ha realizado un esfuerzo importante en el último año", protagonizado principalmente por equipos de investigadores de la Universidad de las Illes Balears (UIB), para los que el Govern ha establecido una línea de ayudas, en colaboración con la Fundación Universidad-Empresa.

Esta iniciativa se integra dentro del 'Plan de ciencia, tecnología e innovación' del Govern, que promueve la colaboración entre el sector público y el privado en I+D+I, porque era un "aspecto deficitario" en Baleares, por lo que en diciembre de 2005 se publicó una convocatoria de proyectos para empresas que colaboren con grupos de investigación (en nuestra comunidad, principalmente de la UIB y el IMEDEA).

Fruto de ello, se crearon seis compañías comerciales surgidas directamente del entorno científico ('spin-off', en la terminología técnica al uso) y, además, se pusieron en marcha otras subvenciones para paliar los altos costes de las patentes nacionales e internacionales, que permiten exclusividad en la fabricación del producto acreditado como propio.

En Baleares fueron solicitadas en 2004 un total de 42 patentes, de las que sólo fueron concedidas (tras un exhaustivo estudio sobre su originalidad y autenticidad) una docena, mientras que en 2005 se gestionaron 41, pero se obtuvieron unos resultados mucho mejores, al prosperar 27 licencias.

Además, la directora general recordó que el Govern financia actualmente 19 proyectos relacionados con los campos de la biomedicina, las tecnologías de la información y comunicación (TIC) y el medio ambiente), con una inversión total de cerca de un millón de euros.

ELECTRÓNICA E INFORMÁTICA TAMBIÉN.

Otra novedad en el mundo de la investigación tecnológica balear es que se está abriendo el abanico de posibilidades y, aunque predominan los resultados en estudios biomédicos, ahora se han solicitado patentes para recursos de electrónica e informática, entre otros.

Concretamente, un grupo de la UIB, integrado por Bartomeu Estrany, Llorenç Valverde y Alexandre García, tiene solicitadas tres licencias relacionadas con electrónica, mientras que otras actualmente en proceso corresponden a los investigadores Ángel Terrón y Pablo Escribà (para un fármaco antitumoral), al grupo formado por Salvador Valle, Josep Mulet, Lucca Furfaro, Julien Javaloyes (del IMEDEA), relativa a aparatos ópticos basados en tecnología láser.

A ellos cabe sumar la labor de Félix Grases, catedrático de Química de la UIB que ya cuenta con nueve patentes registradas, entre ellas, un método para detectar la formación de cálculos renales, o la de Andreu Palou, que cuenta con cuatro licencias,

El experto en nutrición Josep Tur también cuenta con varias patentes, entre las que destaca un producto para el blanqueamiento dental y otra de una bebida isotónica, mientras que el vicepresidente de la Cámara de Comercio de Mallorca, Ibiza y Formentera, Gori Bibiloni, tiene una licencia sobre un derivado de la algarroba (garrofín).

A pesar de los esfuerzos y de la mejora en los resultados, las 41 patentes que se registraron en Baleares en 2005 suponen sólo el 1,3 por ciento del total nacional. Mientras que, de los 2.853 modelos de utilidad presentados ante la oficina Española de Patentes y Marcas en España, 28 fueron realizados en Baleares.