La ahijada de Munar asegura que una empresa amenazó con denunciar al Inestur en Policía si no ganaban un concurso

Actualizado 07/02/2011 19:34:34 CET

Luisa Tortella niega haber modificado un informe que por el que finalmente se adjudicó la convocatoria a Farrús

PALMA DE MALLORCA, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

Luisa Tortella, ex directora del Centro de Investigación de Tecnologías Turísticas de Baleares (CITTIB) y ahijada política de la ex presidenta del Parlament y del Consell, Maria Antònia Munar, ha asegurado ante la jueza instructora del caso Voltor que la mercantil Cubic, que en un principio era la mejor valorada para ganar un concurso que finalmente se llevó de forma presuntamente fraudulenta el empresario Jacinto Farrús, amenazó con acudir a Policía si el Inestur no le adjudicaba la convocatoria.

Así lo ha puesto de manifiesto durante la declaración que ha prestado en calidad de imputada ante la titular del Juzgado de Instrucción número 10, Carmen Abrines, en la que ha negado haber sido quien modificó un informe en el que un viernes figuraba como mejor valorada Cubic y que al lunes siguiente, de acuerdo a las investigaciones, ya daba por ganadora a la UTE formada por Torun Consulting y THR Asesores -vinculada a Farrús-. De hecho, ha rechazado tener relación alguna con las sociedades del empresario como tampoco "ningún interés en cuál debía ganar".

Y es que, según las pesquisas, tanto la empresa Cubic Asesoramiento Empresarial como Seico 9 SL eran las dos sociedades que mejor valoración tenían, a pesar de que en el último momento -al cambiarse de un viernes a un lunes- la UTE pasó de estar en un quinto lugar al primero, hecho que fue denunciado ante Fiscalía por los administradores de las mercantiles perjudicadas al entender que la adjudicación se había llevado a cabo de forma irregular y que podía haber un trato de favor hacia la ganadora.

Tal y como ha aseverado la encausada, desde el Inestur dieron "más importancia" al plan de marketing que presentó esta UTE dentro del concurso de 'benchmarking' -turismo de congresos y reuniones-, cuyo importe ascendía a un total de 343.360 euros (417.600 euros con IVA) y al que se presentaron un total de 13 licitantes, y su proyecto "era el que mejor casaba con el plan de la Comunidad Autónoma". "Es importante la capacidad para ejecutar el plan y hace falta mucha experiencia para llevar el proyecto al final", ha incidido en este sentido.

En cualquier caso, Tortella se ha desvinculado de la variación del informe y en este sentido ha explicado que fue una mañana de viernes en que no trabajaba cuando dos técnicas del Inestur, Victoria Botín y Catalina Mas, le dijeron que habían finalizado su valoración y su informe de adjudicación provisional, que daba como ganadora a Cubic, y que entregaron a asesoría jurídica. Este departamento, según ha explicado, lo guardó durante el fin de semana hasta que el lunes pudiese ser firmado por el gerente de la entidad pública, Antoni Oliver. "No comuniqué a nadie durante el fin de semana quién había ganado y me enteré 'a posteriori' de que se había cambiado el informe", ha aseverado.

Cuando llevó el documento a Oliver, éste "se reunió con las técnicas y posteriormente el informe previo se cambió. No volví a verlo y no es cierto que yo lo devolviese a asesoría jurídica", ha apostillado la inculpada, quien ha negado asimismo que cuando habló con el gerente mostrase "desagrado por la adjudicación provisional ni disconformidad". Tal y como ha señalado, habló después con las técnicas, a las que Oliver instó a que revisaran otra vez los proyectos, "dándole la debida importancia al senderismo". "La Conselleria de Turismo estaba apostando muy fuerte por el producto turístico del senderismo y por eso no me extrañó", ha incidido.

"EL PROYECTO DE CUBIC ERA PRECIOSO PERO SE DUDABA DE SU VIABILIDAD"

Es más, ha manifestado que ambas técnicas le dijeron que el proyecto de Cubic "era precioso pero que dudaban de su viabilidad". Finalmente, ha señalado que en una reunión que mantuvo con representantes de Cubic "fue muy desagradable porque estaban muy enfadados, ya que era la empresa mejor y eran los que tenían que ganar, aunque ignoro si sabían que en el primer informe se les había adjudicado provisionalmente".

Cabe recordar que las investigaciones en torno a esta adjudicación se iniciaron con la denuncia que interpuso la administradora única de la mercantil Cubic, Margarita Munar, en la que ponía de manifiesto que el concurso fue "manipulado" ya que el objetivo del mismo era beneficiar a la UTE formada por THR y Tourin Consulting, vinculadas a Farrús.

Mientras tanto, también ha sido interrogada en calidad de testigo Lidia Gómez, quien ha sido interrogada por una factura de 600 euros por unas lonas que fueron facturadas a Marxant, empresa en la que trabajaba como administrativa y también vinculada a Farrús. La testigo, que se encargaba de la contabilidad y del seguimiento de cobros y pagos, ha manifestado que en ningún momento esta factura que se encuentra bajo investigación judicial fue escondida "ni se intentó hacer desaparecer". "No se estaba haciendo nada malo", ha recalcado.

Las investigaciones sitúan a Farrús, en libertad bajo fianza de 100.000 dentro de esta causa, como "figura clave en el entramado de adjudicaciones" realizadas, y le relacionan con 21 sociedades en la que consta como administrador o apoderado y en otras 120 mercantiles de las que ha formado parte. Así, le vinculan no sólo con las licitaciones del Inestur sino también de "otras esferas" del Gobierno balear, tal y como consta en uno de los oficios policiales incluidos en el amplio sumario del caso.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies