Arran aclara que "no hubo tensión entre los vecinos" durante la "acción simbólica" en aguas de s'Arenal

Arran, campaña turismofobia s'Arenal
J.M.PARRA /ARRAN
Publicado 25/08/2018 17:15:47CET

PALMA DE MALLORCA, 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

La organización independentista Arran ha aclarado este sábado que "no hubo ninguna tensión entre los vecinos" ni "ningún tipo de protección" por parte de la policía durante la "acción simbólica" que prepararon en el agua de s'Arenal el pasado 22 de agosto.

Según dicen, "han habido especulaciones y rumores sobre lo que ocurrió en la tarde del miércoles en el Arenal". Así, Arran ha explicado que se realizó una 'performance' con música, flotadores y pelotas dentro del agua de la playa y "se depegaron las pancartas y dos botes de humo naranja para hacer todo más vistoso".

Así, la organización ha añadido que, al final la actuación, se fueron del lugar "tranquilamente" para, luego, colocarse al paseo de la playa. En este momento, lamentan desde Arran, llegó la policía y "pidió a dos personas que estaban recogiendo las cosas de la actuación que se identificasen".

Ante esto, Arran ha subrayado que una vez identificadas, "se marcharon, y no hubo ninguna necesidad de protección ni ninguna tensión" a los alrededores.

"CAPIALISMOFOBIA NO ES TURISMOFOBIA, SINO LUCHA DE CLASES"

La organización independentista ha considerado que la Capitalismofobia no es turismofobia, sino "lucha de clases", concretando que es una lucha sobre todo contra el turismo que se concentra en zonas como Arenal o Magaluf, "que están muy absorbidas por la masificación turística y por el tipo de ocio que se ofrece".

Durante estos últimos meses, Arran ha querido centrar la actividad en evidenciar "diferentes problemas del actual modelo turístico e insostenible". La última actuación tuvo lugar en s'Arenal, donde se podía leer en las pancartas 'TourismKillsMallorca (el turismo mata Mallorca)' al tiempo que encendían bengalas y proclamaban que "la masificación turística nos ahoga".

Arran continúa con las demandas de la campaña, entre las que destaca la prohibición "de forma inmediata" de la actividad de las empresas relacionadas con los pisos turísticos" refiriéndose a la plataforma Airbnb como ejemplo; la reducción y limitación del número de cruceros que llegan a Porto Pí, lo que consideran que "supone una gran amenaza para la vida marina"; y mejorar las condiciones laborales de los baleares, aumentar los salarios y acabar con el trabajo negro.