Asinem rechaza el proyecto de real decreto impulsado por el ministro Soria sobre el autoconsumo

Publicado 25/06/2015 10:31:57CET

PALMA DE MALLORCA, 25 Jun. (EUROPA PRESS) - -

La patronal de los instaladores de Mallorca (Asinem) ha presentado una serie de alegaciones en contra del proyecto de real decreto que regulará el autoconsumo que, de no atenderse, "supondrá la práctica desaparición de este fenómeno, al gravar de una forma incomprensible" la producción de energía mediante placas solares fotovoltaicas o mediante cualquier otra forma de generación de energías limpias.

Se trata, como ya se ha dicho en numerosas ocasiones, de una especie de "impuesto al sol" que grava la independencia energética, la defensa del medioambiente y la voluntad del usuario de contribuir a la generación distribuida, han criticado desde Asinem en un comunicado.

Según apuntan, a los gravámenes citados hay que añadir la carga administrativa que supone poder legalizar este tipo de instalaciones que se verán sometidas al criterio de las compañías eléctricas a las que se les otorga la potestad de admitir o denegar nuevas instalaciones bajo "criterios de seguridad y calidad del suministro" en una inadmisible posición de juez y parte por parte de aquéllas.

Desde Asinem se cree que muchos de los actuales usuarios de este tipo de instalaciones "podrían verse obligados a desmantelarlas, dada la inasumible carga administrativa que conllevarían y dados los importantes gravámenes que deberá soportar" que, según afirman, multiplicaría por diez el período de amortización de su inversión.

No obstante ello, la patronal prevé un corto recorrido a este proyecto de RD ya que no solo iría en contra de las directivas europeas que promueven instalaciones de pequeño tamaño y procedimientos administrativos simplificados, sino que "va en contra del proceso natural" en la evolución de la industria y el mercado, y en contra de lo que en el resto de países de nuestro entorno se tiene asumido ya desde hace años, que el autoconsumo es un fenómeno imparable que acabará inevitablemente desarrollándose en nuestro país.