La Audiencia aplaza al 30 de septiembre el juicio del caso Dobles Ventas

Actualizado 17/12/2013 20:59:27 CET

La Fiscalía pide entre 2 y 40 años para los inculpados, a quienes acusan también una veintena de perjudicados

PALMA DE MALLORCA, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Palma ha aplazado al próximo 30 de septiembre, a petición de la Fiscalía, el juicio contra los diez acusados de urdir una trama de blanqueo de capitales y ventas sucesivas de las mismas parcelas en Cala Llamp, Andratx (Mallorca), unos hechos por los que la acusación solicita entre 2 y 40 años de prisión así como elevadas fianzas de responsabilidad civil. Además, está prevista la comparecencia de más de 150 testigos afectados por las presuntas estafas en la compraventa de estas propiedades.

En concreto, los principales acusados que se sentarán en el banquillo son Patrick Duchemin y los abogados Miquel y José Feliu, quienes, según el Ministerio Público, planificaron y crearon un entramado societario y personal con la única y exclusiva finalidad de dar cobertura jurídica a "maquinaciones fraudulentas" tendentes a obtener, mediante el engaño, grandes cantidades de dinero, eludir la acción de la Agencia Tributaria y blanquear enormes sumas económicas procedentes de estas supuestas actividades delictivas.

Las distintas sesiones del juicio, cuyo inicio estaba previsto el próximo martes, arrancarán a las 9.30 horas y tendrán lugar, debido a su complejidad, en una sala cedida por el Govern en el edificio del EBAP del Polígono Son Rossinyol. En total, están personados la Fiscalía y diez acusaciones particulares, mientras que, además de los diez acusados, hay 24 responsables civiles subsidiarios.

Sobre los inculpados pesan delitos de estafa, asociación ilícita, falsedad documental, contra la Hacienda Pública, blanqueo de capitales, obstrucción a la justicia y amenazas, todos ellos vinculados a la trama de compraventas en Cala Llamp.

En su escrito de calificación, el fiscal Pedro Horrach postula que, para llevar a cabo sus fines delictivos, los principales inculpados, Duchemin -quien se enfrenta a una petición de 40 años de prisión- y Miquel y José Feliu -38 y 33 años, respectivamente-, utilizaron distintas formas de proceder, entre ellas vendiendo parcelas a terceros a pesar de que éstas ya habían sido enajenadas con anterioridad y sobre las que no ostentaban, por tanto, poder de disposición alguno.

Asimismo, decidieron crear y adquirir sociedades mercantiles que participaban en operaciones de compraventa de parcelas y que, tras su consumación, desaparecían del tráfico jurídico y mercantil, al ser sus administradores personas de nacionalidad extranjera y de escasos recursos económicos a quienes ofrecían cantidades de dinero considerables para ejercer de presuntos testaferros. Según la Fiscalía, el dinero obtenido no se declaraba ante Hacienda, rebasando la cuota defraudada los 120.000 euros.

Del mismo modo, los acusados constituían empresas que utilizaban para presuntamente canalizar y blanquear el flujo monetario que obtenían con las operaciones delictivas anteriores, y al frente de las cuales también colocaban a 'hombres de paja', o bien se creaban en el extranjero a efectos de dificultar la investigación de las mismas y ocultar la participación de los imputados.

BÚSQUEDA DE SOLARES CON PROPIETARIOS EXTRANJEROS

Para todo ello, tanto Duchemin como Miquel Feliu crearon una trama, según la acusación, cuya cúspide ocupaban formando un liderazgo compartido. Así, entre sus funciones el primero de ellos se encargaba de localizar solares en Cala Llamp cuyos propietarios fuesen extranjeros o nacionales no residentes, y cuyos solares no hubieran sido objeto de uso o aprovechamiento.

Asimismo, se presentaba supuestamente como intermediario o agente comercial, simulando ser representante del propietario de los terrenos y ofrecerlos a la venta, que negociaba con las personas o entidades mercantiles interesadas en su adquisición.

De igual forma, Duchemin se encargaba de localizar, contratar y controlar a los testaferros -los acusados Yann Theau y André Lamquet-, a quienes utilizaban y hacían figurar como propietarios-administradores de las empresas adquiridas para hacer de pantalla en las operaciones de compraventa.