Baleares, una de las comunidades que menos consume queso fundido, según datos del Ministerio

Taller de Queso
REMITIDA
Actualizado 23/04/2013 22:39:00 CET

PALMA DE MALLORCA/SANTANDER, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

Baleares es la Comunidad Autónoma, junto con Cataluña, que menos queso fundido consume, según un estudio sobre su consumo en los hogares españoles en 2012, elaborado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Asimismo, Asturias y Cantabria son las comunidades autónomas que más han consumido queso fundido en el último año. Así, las comunidades autónomas españolas con un consumo más intenso de la variedad de queso fresco son Cantabria, Extremadura y Asturias. Por el contrario, Aragón destaca por ser la que menos lo consume.

En cuanto a otras variedades, el queso semi curado concentraba a cierre del año 2012 el 21 por ciento del consumo total de este producto si bien en los últimos doce meses su consumo ha caído un 1,1% en el país. Canarias, Baleares y Murcia son las comunidades más consumidoras de esta variedad.

De igual modo, el queso curado es la variedad que mayor incremento en consumo ha tenido durante el último año, con un aumento del 7,1 por ciento.

CONSUMO NACIONAL

Este estudio del Panel de Consumo que elabora el Ministerio constata que el consumo per cápita de quesos en España se ha situado en 2012 en 7,94 kilos por persona y año. Los hogares españoles destinan a este producto un 3,84 por ciento del presupuesto para alimentación, lo que equivale a una media de 56,34 euros por persona y año.

El perfil de hogar consumidor de este derivado lácteo está formado por parejas con hijos y hogares monoparentales, cuyo responsable de la compra tiene entre 35 y 49 años, de rentas altas y medias, y que habitan en poblaciones pequeñas y medianas de entre 2.000 y 100.000 habitantes.

Canarias y Murcia son las comunidades autónomas más consumidoras de quesos, mientras el País Vasco y Navarra destacan por ser las menos consumidoras de este producto.

El informe analiza el consumo por variedades. Así concluye que el 31 por ciento del consumo de queso en los hogares corresponde a la variedad de fresco, aunque se constata un descenso del 2,9 por ciento en relación con 2011. Esta es las variedad cuyo precio medio es más bajo, situándose en una media de 4,83 euros el kilo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies