Baleares recibirá 34 millones del Plan de Vivienda Estatal y pide una revisión de los criterios de reparto de fondos

Conferencia Sectorial de Vivienda
CAIB
Publicado 15/03/2018 16:35:49CET

PALMA DE MALLORCA, 15 Mar. (EUROPA PRESS) -

El conseller de Territorio, Energía y Movilidad, Marc Pons, ha pedido en la Conferencia Sectorial de Vivienda que se revisen los criterios que sigue el Ministerio de Fomento a la hora de repartir los fondos del Plan de Vivienda, después de que el ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, haya detallado que las Islas recibirán un total de 34 millones del Plan.

Según ha indicado en una nota informativa este jueves la Conselleria de Territorio, los criterios actuales "perjudican" a Baleares respecto a otras comunidades autónomas y, por ello, Pons ha planteado la necesidad de que se incorporen criterios como el del precio de la vivienda, que en Baleares se sitúa un 10 por ciento por encima de la media estatal.

En este sentido, se ha acordado la creación de una comisión convocada por el propio Ministerio que revisará los criterios y en la que Baleares insistirá en la necesidad de incorporar el criterio del precio de la vivienda, entre otros.

Por otra parte, el conseller ha vuelto a reclamar durante el encuentro que el Sareb ceda el 20 por ciento de los bienes de que dispone (tanto viviendas como suelo para construir) a las comunidades autónomas para incrementar la bolsa de viviendas públicas de alquiler. En Baleares podría suponer más de 200 viviendas.

Pons ha explicado que el ministro ha asegurado que se estudiará la propuesta, por lo que se ha mostrado confiando en que esta vez salga adelante.

En cuanto al nuevo sistema de financiación del Plan, el conseller ha pedido que quedara claro que debía computar la inversión de 50 millones de euros que el Govern destina a la construcción de VPO en su Plan de Vivienda como cumplimiento de esta aportación del 30 por ciento por parte de las comunidades autónomas.

Respecto a las ayudas para la adquisición de viviendas para menores de 35 años, Pons ha afirmado que es una medida que "no se ajusta a la realidad socioeconómica de las Islas al limitarse a viviendas de menos de 100.000 euros radicados en municipios de menos de 5.000 habitantes".

Es una medida pensada -ha dicho el consejero- para otras comunidades que necesitan fomentar la repoblación de determinados municipios con poca población y que poca incidencia puede tener en Baleares.