Baleares es la segunda región que más sube el precio de la vivienda respecto a 2017, según pisos.com

Piso, casa, construcción, compra, venta, alquiler, hipoteca, hipotecas
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 01/03/2018 14:29:41CET

PALMA DE MALLORCA, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

La vivienda de segunda mano en Baleares en febrero de 2018 tuvo un precio medio de 2.409 euros por metro cuadrado, lo que supone un aumento del 0,69 por ciento respecto a febrero -el quinto más llamativo del país- pero un 7,20 por ciento respecto al mismo mes de 2017, la segunda subida más fuerte del panorama nacional, según pisos.com

Baleares fue la segunda autonomía más cara del país, únicamente por detrás del País Vasco (2.514 €/m2). En el ámbito provincial, Baleares fue la tercera más cara.

Palma (0,93%) arrojó el cuarto incremento mensual más alto de España. De un año a otro, Palma de Mallorca (9,58%) fue la capital de provincia que más subió del país.

Con 2.425 euros por metro cuadrado en febrero de 2018, Palma de Mallorca fue la quinta capital de provincia más cara, en un listado liderado por Barcelona (3.925 €/m2).

DATOS GENERALES

En cuanto a la vivienda de segunda mano en España, en febrero de 2018 registró un precio medio de 1.574 euros por metro cuadrado, con un descenso mensual del -0,06%. De un año a otro, esta cifra marcó una subida del 2,21%.

Según el director de estudios de pisos.com, Ferran Font, "la recuperación es un concepto que se queda obsoleto a la hora de definir el actual estado del mercado de la vivienda, dado que los principales indicadores han superado esta fase".

Para el portavoz del portal inmobiliario, "el sector residencial se ha estabilizado de forma casi definitiva en las plazas más afianzadas, como por ejemplo las principales capitales, mientras que las zonas que aún arrastraban descensos debido a su stock, comienzan a reforzarse gracias a porcentajes de incremento contenidos".

En opinión de Font, "es esencial que se produzca un desbloqueo de los suelos finalistas allí donde la obra nueva sirve de bálsamo para que la segunda mano no se dispare".

Ante las voces que hablan de un posible riesgo de burbuja, Font se ha mostrado tranquilo: "La facilidad con la que se concedían hipotecas en los años previos al estallido de la crisis no es comparable con los estrictos controles de solvencia que actualmente se están aplicando", ha explicado.