El Bloc vaticina que las negociaciones del nuevo sistema de financiación serán "duras" y "complicadas"

Actualizado 19/05/2008 16:21:40 CET

PALMA DE MALLORCA, 19 May. (EUROPA PRESS) - -

El Bloc per Mallorca auguró hoy que las negociaciones con el Gobierno central de cara a lograr una mejor financiación para Baleares serán "duras" y "complicadas", debido a las "dificultades" económicas por las atraviesa el Estado y a que las comunidades que más fondos reciben no querrán renunciarán voluntariamente a unos recursos a los que estaban acostumbradas.

Así lo manifestaron hoy en rueda de prensa al senador autonómico por Baleares, Pere Sampol, y el portavoz del Grupo parlamentario del Bloc, Biel Barceló, un día antes de que se celebre la primera reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera, donde se fijarán las bases sobre la próxima reforma de financiación autonómica.

Ante el "difícil" panorama al que apuntan los nacionalistas, Barceló reclamó al Govern autonómico "firmeza" en sus posiciones, dado que, insistió, "nos encontraremos ante intereses contrapuestos de otras comunidades que desde hace años están siendo beneficiadas y que se negarán a ceder posiciones".

"Nos han llegado mensajes de que la situación económica del Estado es complicada" sostuvo el líder del Bloc, quien mostró su "preocupación" ante la posibilidad de este panorama influya en las negociaciones que arrancan mañana en Madrid con el objetivo de que antes del verano esté cerrado el nuevo reparto de fondos.

CRITERIOS DE LA NEGOCIACIÓN

Por su parte, Sampol planteó los criterios que, a su juicio, deberán regir en el nuevo sistema de financiación y que se resumen en la premisa de que "el que más tiene que más pague, de modo que al final todas las comunidades reciban lo mismo". "De este modo se evitará que un ciudadano de Extremadura reciba el 66 por ciento más que uno de Baleares", explicó.

Asimismo, señaló que la financiación autonómica el Gobierno deberá revisar los "recursos totales" que recibe cada comunidad, tales como los fondos europeos, el fondo de compensación interterritorial, y las inversiones estatales.

Sumando estos cuatros conceptos, en 2004 Baleares recibió 2.229 euros por habitante, por debajo de la media estatal que se situó en 2.836 euros, lo que representa un déficit de 606,91 euros por habitante y año.

Por último, apuntó la necesidad de que el Ejecutivo central cumpla con su promesa de hacer públicas las balanzas fiscales, a fin de conocer los recursos totales transferidos a coda comunidad. Además, se deberán tener en cuenta las diferencias del coste de vida entre las distintas comunidades, concluyó.