El calentamiento global perjudicará la superviviencia de los organismos en las zonas con baja concentración de oxígeno

Aguas marinas
IMEDEA
Actualizado 29/11/2010 18:58:07 CET

Los crustáceos son la especie más sensible a la falta de oxígeno

PALMA DE MALLORCA, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

El calentamiento global perjudicará la supervivencia de la biodiversidad en las zonas con baja concentración de oxígeno porque los organismos necesitan más oxígeno al aumentar la temperatura y, al mismo tiempo, los océanos pierden oxígeno al calentarse, de modo que la supervivencia de los organismos.

Ésta es la conclusión a la que han llegado los investigadores del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (CSIC-UIB) Carlos Duarte y Raquel Vaquer, en el artículo que este mes publica la revista Global Change Biology.

El CSIC ha explicado que las zonas costeras hipóxicas o muertas son aquellas que pierden gran parte de sus recursos vivos por la caída en la concentración de oxígeno de las aguas marinas (fenómeno conocido como hipoxia).

El estudio demuestra que el tiempo de supervivencia de los organismos expuestos a bajas concentraciones de oxigeno se reduce en un 74 por ciento (casi tres cuartas partes), mientras que la cantidad de oxígeno que necesitan para sobrevivir aumenta en un 16 por ciento cuando los organismos marinos se exponen a mayores temperaturas.

De seguir el ritmo de calentamiento y emisiones actuales, a finales de siglo se prevé que el tiempo de supervivencia de los organismos marinos expuestos a hipoxia se reduzca en un 36 por ciento y que la cantidad de oxígeno necesaria para sobrevivir aumente en un 25 por ciento.

El CSIC ha explicado que el incremento de la temperatura provoca la disminución de oxígeno, lo que determina el aumento de la tasa de respiración de la fauna de los ecosistemas marinos. El cambio climático aumenta la vulnerabilidad de los organismos marinos a bajas concentraciones de oxígeno y, además, hace que las zonas afectadas por hipoxia (bajas concentraciones de oxígeno) se expandan.

"Prevemos que el ritmo de expansión de las zonas que sufren hipoxia se acelere debido al efecto del calentamiento global y la eutrofización (un aporte excesivo de nutrientes y materia orgánica que produce el crecimiento de algas)", ha señalado la investigadora Raquel Vaquer.

Al caer al fondo y descomponerse, estas algas producen la disminución del oxígeno disuelto, lo que produce hipoxia y anoxia (la falta total de oxígeno", ha añadido.

LOS CRUSTÁCEOS, EL GRUPO MÁS AFECTADO

Para realizar este estudio se compararon los resultados de más de 500 experimentos publicados en los que se alteraba la temperatura del agua y la concentración de oxígeno hasta la media de tiempo letal para diversas especies marinas de fauna bentónica (entre cero y 700 metros de profundidad).

La investigadora del Imedea ha apuntado que del análisis realizado se ha deducido que los crustáceos son el grupo más sensible a la falta de oxígeno, así como el que más aumenta sus necesidades de oxígeno al aumentar la temperatura. En cambio, los moluscos, grupo más resistente a la hipoxia, "son el grupo que en el que menos aumentan sus necesidades de oxígeno a mayores temperaturas".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies