Calvià refuerza la colaboración con el consulado británico para mejorar la seguridad en temporada turística

Delegación de Gobierno
DELEGACIÓN DE GOBIERNO
Publicado 12/03/2018 14:12:50CET

PALMA DE MALLORCA, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Delegación de Gobierno en Baleares y el Ayuntamiento de Calvià han reforzado su colaboración con el Consulado británico de cara a la temporada turística 2018, con el fin de mejorar la seguridad de los principales enclaves turísticos del municipio.

Según ha detallado en un comunicado este lunes Delegación de Gobierno, entre otros asuntos, se ha tratado la situación de las turistas británicas que ejercen temporalmente de relaciones públicas en zonas de ocio nocturno de Calvià sin contrato.

En Calvià, una ordenanza municipal regula la actividad de la publicidad dinámica que obliga a los locales a obtener licencia y pagar una tasa para poder tener relaciones públicas, que deben ir correctamente identificados.

Tanto la Guardia Civil como la Policía Local han trasladado a los representantes consulares la necesidad de que se denuncien los posibles casos de irregularidades laborales por parte de empresarios nocturnos y que se insista en los países de origen (este caso Reino Unido) que en España se persiguen toda clase de delitos.

A la reunión han asistido la delegada del Gobierno, Maria Salom, el alcalde de Calvià, Alfonso Rodríguez, y el cónsul del Reino Unido en Cataluña, Baleares y Aragón, Lloyd Milen.

Salom ha calificado de "positiva" esta primera toma de contacto de preparación de la inminente temporada turística 2018, en la que tanto Guardia Civil como Policía Local mantendrán la "excelente coordinación" y los operativos conjuntos que tan buen resultado han dado en los últimos años en puntos conflictivos como Punta Ballena.

Asimismo, también han asistido el teniente de alcalde de Seguridad, Andreu Serra; el jefe de la Policía Local de Calvià, Justino Trenas; y el director general de Seguridad, José Antonio Fernández, así como el coronel jefe de la Guardia Civil en Baleares, Jaume Barceló; y la vicecónsul británica, Lucy Gorman.