Calvo dice que no gobernará "bajo amenaza" y se disculpa por el "lamentable espectáculo" que se está produciendo en Cort

Actualizado 06/12/2009 14:58:27 CET

PALMA DE MALLORCA, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

La alcaldesa de Palma, Aina Calvo, remarcó hoy que no abandonará el compromiso que tiene con la ciudadanía, si bien advirtió de que no gobernará "bajo amenaza", refiriéndose así a las declaraciones del teniente de alcalde de Bienestar Social, Eberhard Grosske, quien ayer amanazó con "suspenderá" todas las relaciones con UM en el Consistorio, en caso de que Miquel Nadal no presente su dimisión como portavoz y regidor de este grupo, tras estar imputado en los supuestos casos de corrupción de Can Domenge y Son Oms.

Tras asistir en el Palacio de la Almudaina a la celebración del XXXI Aniversario de la Constitución Española, Calvo pidió "disculpas" a los ciudadanos por el "lamentable espectáculo que se está produciendo" en el Ayuntamiento de Palma, al tiempo que consideró que "deberíamos intentar hacer un esfuerzo por retornar la compostura".

Tras expresar su "profundo respeto" al "esfuerzo" que está haciendo el presidente del Govern y secretario general del PSIB, Francesc Antich, para dar "estabilidad" a una situación "compleja", recalcó que trabajará por la ciudad "hasta el final", aunque insistió en que "no gobernaré bajo amenaza". "A ver si el Día de la Constitución nos da un poco de luz y nos retorna el sentido común", concluyó Calvo.

Actualmente, y pese a que ya se ha alcanzado un acuerdo respecto al Pacto Anticorrupción, que contempla que impedirá que un imputado pueda sea nombrado para un cargo público, Grosske exige la dimisión de Nadal, al considerar que éste no puede permanecer en el Consistorio, a pesar de no ostentar ninguna responsabilidad de Gobierno.

Por su parte, el coordinador de EU en Baleares, David Abril, discrepa con Grosske, al estimar que el Bloc debería salirse del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Palma y no sólo suspender relaciones con UM hasta que Nadal dimita, de forma que la coalición nacionalista únicamente "apoyaría desde fuera" al equipo de Gobierno aprobando aquellas propuestas que estén contempladas en el pacto de gobernabilidad en el 2007.

Respecto a las discrepancias surgidas entre Miquel Nadal y Eberhard Grosske, fuentes de los socios admitieron, en declaraciones a Europa Press, que estos dos dirigentes son un "poco incontrolables", aunque remarcaron que, con independencia de las diferencias surgidas enbre ambos, hay "consenso en todos los partidos del Govern" respecto al código ético, que será "validado" de manera oficial en las próximas horas por los máximos dirigentes del PSIB, UM y Bloc, Francesc Antich, Miquel Ángel Flaquer, y Biel Barceló, respectivamente.