Colonia-Caixa d'Estalvis denuncia "una dura campaña mediática de desprestigio" durante la crisis

El presidente de Caixa d'Estalvis de Pollença, Josep Antoni Cifre,en el Congreso
CONGRESO
Publicado 06/02/2018 15:52:57CET

MADRID, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

Colonya-Caixa d'Estalvis de Pollença, una de las dos cajas de ahorro que sobrevivieron a la crisis económica sin fusionarse, ni ser absorbidas ni rescatadas, ha atribuido a una "dura campaña mediática de desprestigio" el proceso de bancarización de las cajas de ahorro, una reestructuración que, a su juicio, fue "precipitada".

Así, su presidente, Josep Antoni Cifre ha criticado que el "único objeto" de esta reestructuración fuera la de ganar tamaño para asegurar la supervivencia y superar el impacto de las nuevas exigencias regulatorias, "pero no tanto acometer el proyecto de negocio basado en mantener el objeto fundacional de las cajas, que les permitiera mantener márgenes de solvencia suficientes".

Durante su comparecencia ante la comisión que investiga la crisis financiera, el rescate bancario y la quiebra de las cajas de ahorro, Cifre ha asegurado que "la crisis que provocó la conversión en bancos de gran parte de las cajas poco tiene que ver con la naturaleza jurídica de estas, sino de la gestión que se haya realizado".

"NUNCA NOS OBSESIONAMOS CON CRECIMIENTOS DE DOS DÍGITOS"

"La crisis financiera pudo afectar tanto a cajas como a bancos. Entendemos que ello resulta evidente ante lo acontecido en el proceso de reestructuración", ha subrayado, destacando que su entidad "siempre" ha apostado por "crecimientos prudentes y sostenidos".

"Nunca nos obsesionamos por el tamaño, con crecimientos de dos dígitos al objeto de conseguir determinados posicionamientos o influencias", ha subrayado Cifre, recordando que, durante la fase previa a la crisis no se financió ninguna infraestructura pública.

Además, ha señalado que su negativa a encaminarse a un proceso de reestructuración "fue y es la mejor de las alternativas" y que, además del "reconocimiento a la trayectoria financiera" de la caja, han experimentado "una mejora significativa en todos los aspectos del negocio".

Así, ha asegurado que hoy en día Colonya-Caixa d'Estalvis de Pollença cuenta con más clientes, más depósitos, una mayor fidelización y más credibilidad que antes de la crisis financiera, además de haber contribuido a una mejor percepción de las cajas de ahorro en la sociedad balear, donde opera con 20 oficinas repartidas entre Mallorca, Menorca e Ibiza.

NI UN DESAHUCIO DE VIVIENDA HABITUAL

Sin embargo, Cifre ha defendido que la mejora de la percepción no solo viene determinada por los factores económicos que permitieron su supervivencia, sino también a "otros propios del modelo original de las cajas", como la vinculación al territorio, la lucha contra la exclusión financiera o el mantenimiento del acceso al crédito a pesar de las dificultades económicas.

En este sentido, ha subrayado que a pesar de las mismas "en ningún caso" la entidad procedió a desahuciar a ningún cliente de hipoteca. "Sí ejecutamos hipotecas. Gestionábamos recursos de nuestros clientes y había que recuperar ese dinero. Lo que no hicimos fue desahuciar a alguien como consecuencia de un impago. Siempre llegamos a acuerdos para no privar a alguien de su vivienda habitual", ha defendido.