Concluye la primera fase de participación sobre recogida de residuos

Actualizado 11/12/2015 17:47:23 CET

PALMA DE MALLORCA, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

Emaya ha concluido ya la primera fase de participación sobre las diferentes alternativas para la recogida de residuos en el centro de Palma en la que han participado alrededor de 70 personas de unas 40 asociaciones y entidades.

Según ha informado la empresa pública en un comunicado, en el proceso se han detectado diferentes puntos de consenso como reducir el impacto visual de las instalaciones de recogida de residuos y mejorar la limpieza de las calles. Además, se considera necesario mejorar la recogida selectiva e incrementar el control, vigilancia y las sanciones.

Por otro lado, existe un acuerdo sobre el establecimiento de un sistema de recogida puerta a puerta para los comercios, restaurantes, bares, hoteles y grandes generadores que se debe consensuar con los implicados a la hora de establecer los detalles del operativo de recogida.

DESCARTADO EL SISTEMA DE CONTENEDORES SOTERRADOS

Asimismo, se descarta el sistema de contenedores soterrados en el centro de Palma por su elevado coste económico y las dificultades de instalación en el casco histórico, que limitaría mucho el número de áreas de contenedores posibles.

No obstante, la empresa precisa que todavía no se ha adoptado ninguna decisión, ni se ha llegado a un consenso total, si bien "el proceso de participación ciudadana ha marcado una línea claramente hacia los sistemas que suponen la eliminación de contenedores en la vía pública: el puerta a puerta y la recogida selectiva móvil".

Sobre el sistema puerta a puerta, Emaya indica que genera adhesiones a quienes priorizan los resultados de la recogida selectiva, si bien otros sectores alertan del posible impacto visual negativo, la rigidez del sistema y la resistencia al cambio de hábitos.

RECOGIDA SELECTIVA MÓVIL

Mientras, sobre la recogida selectiva móvil, que es aceptada mayoritariamente, algunos valoran su limpieza, modernidad y ausencia de contenedores fijos en la calle o porque consideran que es un paso importante hacia una mejor recogida selectiva. No obstante, hay quien apunta como inconveniente la rigidez de horarios y la dificultad de identificar quién hace un buen uso de los contenedores y segrega sus residuos.

Durante este proceso se han recogido también algunas sugerencias como estudiar sistemas tarifarios que bonifiquen a quienes segreguen los residuos o que produzcan menos y graven a quienes produzcan más o no participen en la recogida selectiva. También se recomienda tener en cuenta la posibilidad de implantar mecanismos de devolución y retorno de envases, así como políticas de reducción de residuos, y la promoción del compostaje doméstico y comunitario.

HABRÁ UNA PROPUESTA EN UNAS SEMANAS

Emaya analizará todas las aportaciones, valorando los puntos débiles y fuertes de cada sistema según las demandas de los sectores implicados para presentar "en unas semanas" una propuesta con mayor detalle y más desarrollada que se presentará a principios de 2016.

Según dicen, se trabajará fundamentalmente en detallar posibles sistemas de recogida selectiva sin contenedores que garanticen resultados de recogida selectiva óptimos.

La presidenta de Emaya, Neus Truyol, ha incidido en que es necesario un amplio consenso ciudadano y político puesto que esto "será la principal garantía de éxito y pervivencia en el tiempo del sistema escogido".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies