El Consell de la Joventut critica la "perpetuación de la precariedad" en los hogares jóvenes

Viviendas
EUROPA PRESS
Actualizado 05/12/2011 13:19:59 CET

PALMA DE MALLORCA, 5 Dic. (EUROPA PRESS) - -

El Consell de la Joventut de Baleares (CJIB) ha criticado la perpetuación de la precariedad en los hogares jóvenes, que de media, tienen que destinar un 65% de su salario a pagar los gastos generados por la vivienda. En este sentido, la presidenta del Cjib, Marta Carrió, ha explicado este lunes, que "lo óptimo es utilizar el 30%" del sueldo. En clave de género, "las cifras son más altas" y las mujeres llegarían a pagar "un 70% debido a la desigualdad salarial".

Para solucionar esto, ha apuntado a la "creación de una ley que garantice el acceso a la vivienda respetando el 30%, una apuesta por la política de alquiler frente a la de compra y la creación de un parque de vivienda de alquiler que no supere el 10% de ingresos de los jóvenes".

Los datos corresponden al Observatorio Joven de Vivienda en España (Objovi) y de ellos se recoge que "el nivel de endeudamiento de los jóvenes, en un año ha pasado del 43% al 50%". "Esto implica -según Carrió- que la rueda de endeudamiento, uno de los principales problemas de la crisis, no decrece sino crece".

"Para respetar el 30% deseado, en Baleares se tendría que cobrar un 117% más y en España un 74%", ha explicado la presidenta que ha añadido que "de media se cobran unos 14.000 euros netos anuales y se tendría que llegar a unos 32.000 para que esto se cumpliese".

Desde el Cjib señalan que la precariedad en los hogares jóvenes se produce por "un aumento en el tipo de interés, la disminución en los plazos de amortización y unas condiciones laborales peores".

Por otra parte, la rueda de prensa de este lunes se ha realizado en el local del Consell de Joventut en el que no hay ni luz ni agua debido a que la institución lleva recortando gastos desde marzo.

Las nóminas empezaron a dejar de pagarse en junio ya que aún no se les ha pagado la aportación de 2011, que ronda los 150.000 euros. "Aunque no parezca que haya una voluntad directa y explícita para que se cierre el CJIB no entendemos el trato que se nos da", ha señalado Carrió.

La entidad está a la espera de la firma de convenios de 2012 y sigue buscando un edificio en la administración pública para evitar los gastos del alquiler y así poder mejorar su situación y continuar con el curso de su actividad.