Cort da luz verde a la aprobación inicial de los presupuestos de 2010 y el PP cree que sólo buscan "no reducir sillas"

 

Cort da luz verde a la aprobación inicial de los presupuestos de 2010 y el PP cree que sólo buscan "no reducir sillas"

Actualizado 25/11/2009 16:28:44 CET

UM se abstiene en la votación a una enmienda del PP como signo de protesta tras la concentración de miembros del Bloc en contra de la corrupción en el último pleno

PALMA DE MALLORCA, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Palma dio luz verde a la aprobación inicial de los presupuestos para el próximo año, que contempla una reducción del 13 por ciento en relación a 2008, y que ascienden a 415 millones de euros. El Consistorio superó el trámite con los votos en contra de los regidores del PP, para quienes las cuentas "ni priorizan el gasto social ni son austeros", sino que se limitan a distribuir las cantidades entre los diferentes partidos que conforman el equipo de gobierno y, así, "no reducir las sillas".

En pleno extraordinario, en el que se rechazó la enmienda a la totalidad presentada por el PP, el portavoz del PP en el Consistorio de la capital balear, Julio Martínez, criticó la inexistencia de una acción de gobierno tras las cuentas públicas ya que, según consideró, únicamente se han dotado las partidas entre las formaciones para "no reducir las sillas" entre los socios.

Asimismo, reprochó que el equipo de gobierno se refiera a un aumento del 7,7 por ciento en el área de Bienestar Social y que este hecho no sea "verdad" pese a que el segundo Plan E permita destinar el 20 por ciento de la inversión a gasto corriente.

Así, el 'popular' consideró que el Ayuntamiento debería retirar estos presupuestos y volver a redactar una "nueva propuesta más razonable" puesto que estos contienen el gasto "más alto" en altos cargos "de la historia de la democracia". "Si no hubiesen hecho maquillajes contables hubiese salido una congelación de Bienestar Social", añadió.

De la misma manera, lamentó que "olviden" muchos asuntos de capital importancia para la ciudad como la situación de Son Gotleu, las inspecciones técnicas de edificios o el 'tsunami' social que se anunció que tendría lugar a partir del fin de la temporada turística, entre otros.

Por su parte, el teniente de alcalde de Hacienda, Función Pública e Innovación, Andreu Alcover, detalló las diferentes partidas de este presupuesto que contempla una reducción total del 13 por ciento y remarcó que existe una inversión prevista de 100 millones de euros, cantidad entre la que se encuentra los 25,5 millones procedentes del Fondo de Capitalidad o los 34 millones del Plan E del Gobierno central. Asimismo, calificó las cuentas como las "mejores" para los ciudadanos de Palma, "a pesar de la recesión inversora".

EL PP SÓLO "EN CONTRA DEL 0,1% DEL PRESUPUESTO"

Por otra parte, Alcover indicó que si los 'populares' únicamente no están de acuerdo con los puntos en relación a los altos cargos de la administración, en ese caso, únicamente están "en contra del 0,1 por ciento del presupuesto" con lo que se dio "por satisfecho".

El portavoz del Bloc, Eberhard Grosske, señaló que son unos presupuestos de "sentido común" y que, pese a no ser "satisfactorios", "son los mejores posibles" puesto que todos los grupos políticos tienen que coincidir en que la prioridad del consistorio debían ser las áreas de servicios sociales y ocupación, que aumentan más de un 7 y un 11 por ciento.

Asimismo, el regidor de Bienestar Social consideró "sangrante" que todavía no se haya definido el sistema de financiación local y confió en que el próximo año ya esté definido el modelo.

En referencia a la crítica del PP sobre que realmente no aumenta la partida de Bienestar Social, Grosske contestó que los números "claramente estrujados" "dicen lo que sea". Además, lamentó el hecho de que los 'populares' critiquen a los asesores y directores generales del consistorio cuando "garantizan una buena gestión" en la administración.

Por otra parte, señaló que la ausencia del movimiento vecinal o de entidades de la ciudadanas en el pleno no constituye un aspecto necesariamente negativo, tal y como consideró el PP, y recordó que se han desarrollado diferentes encuentros para informarles sobre los Presupuestos y que, así, estos sean "participativos".

ACCIONES COMERCIALES EN EL CENTRO

Durante la sesión, también se debatieron y votaron las 23 enmiendas presentadas por el grupo de la oposición, una de ellas a la totalidad del Presupuesto, que fue rechazada. No obstante, se aprobaron transacciones en dos enmiendas de manera que se destinará una partida de 50.000 euros para desarrollar acciones destinadas a promocionar el comercio en el centro, y otra de 40.000 euros con el objetivo de ejecutar iniciativas para prevenir la violencia de género.

De la misma manera, se fijó un plazo de 15 días para concretar una cifra para subvencionar el informe que deben realizar los propietarios de viviendas que están obligados a pasar la Inspección Técnica de Edificios (ITE).

Además, se estimaron las enmiendas presentadas por parte del Bloc (1) y dos de UM, en relación al presupuesto propio y al Instituto Municipal de Formación, Ocupación y Fomento (Imfof).

UM "SÍ QUE ES LEAL AL PACTE"

La teniente de alcalde y portavoz de UM, Cristina Cerdó, explicó que su grupo se abstuvo en una votación a una de ellas como gesto de protesta ante el hecho de que miembros del Bloc apareciesen en el último pleno del consistorio y realizasen un acto en contra de la corrupción.

Por ello, "pese a que nos invitaron" a dar el visto bueno a la propuesta del PP referida al recorte de un cargo de confianza (en un área que depende del Bloc) se abstuvieron porque "UM sí que es leal al Pacte, al equipo de gobierno y respeta la institución". No obstante, gracias a este gesto la enmienda 'popular' fue aprobada de manera inicial.

Sobre este asunto, Grosske criticó que la 'uemita' se refiriese a un asunto que "no tiene nada que ver con la lógica del debate presupuesto", auque reconoció que lo "más razonable" sería que los altos cargos mantuviesen una "posición neutral".

Cabe recordar que el Ayuntamiento contará con un presupuesto que asciende a 415 millones de euros, 586 millones si se suma el de las empresas públicas, lo que no impedirá que el consistorio priorice sus "irrenunciables" políticas sociales y económicas e incremente en un 44,1 por ciento las ayudas de emergencia social, un 55,4% las subvenciones a entidades de atención a las personas y un 12,7% los recursos de los programas de atención domiciliaria, informó la alcaldesa, Aina Calvo, durante la presentación de las cuentas públicas.

DESCONTENTO EN LA POLICÍA LOCAL

En el pleno cuatro sindicalistas de CCOO aparecieron con carteles De la Vega negocia y cumple' o 'Señora alcaldesa cumple el acuerdo' para recriminar a Calvo, que se cumpla con el acuerdo salarial adoptado en abril de 2007 con el cuerpo de Policía Local. No obstante el regidor de Función Pública, José Hila, remarcó que no se ha incumplido nada puesto que el consistorio está "cumpliendo religiosamente".

Así, el edil indicó que el ayuntamiento continuará "cumpliendo" pero explicó que lo que ocurre es que "CCOO quiere más y más no podemos dar".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies