Diez centros de salud de Palma iniciarán el lunes un programa para prevenir depresiones y reducir el riesgo de suicidios

Actualizado 10/06/2009 17:42:33 CET

Hasta un 20 por ciento de la población balear puede presentar trastornos depresivos a lo largo de su vida

PALMA DE MALLORCA, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un total de diez centros de salud de Palma pondrán en marcha a partir del próximo lunes diferentes acciones dirigidas a mejorar el diagnóstico de la depresión y reducir el riesgo de suicidios, en el marco del Plan Europeo para la Prevención de la Depresión que en la capital balear iniciarán la Conselleria de Salud y Consumo, el Ayuntamiento y la Universitat de les Illes Balears (UIB), según señaló durante su presentación el conseller Vicenç Thomàs.

En rueda de prensa, el titular de Salud explicó que entre un 9 y un 20 por ciento de la población balear puede sufrir en algún momento de su vida trastornos depresivos, que se ha convertido en la afección mental con más demanda de tratamiento en Atención Primaria. En concreto, Baleares será la segunda Comunidad Autónoma que desarrollará esta iniciativa, después de que Cataluña ya pusiese en marcha este plan, que durará unas tres semanas.

Al respecto, Thomàs explicó que la iniciativa se llevará a cabo en diez centros de salud de la capital balear, lo que abarcará a un total de 251.000 habitantes, y para ello un total de cien médicos de familia han recibido formación específica que les permitirá evaluar de forma "más correcta" la enfermedad y realizar un diagnóstico precoz.

En concreto, el proyecto se llevará a cabo en los centros de Arquitecte Bennàssar, Escorxador, Santa Catalina, Son Pisà, Valldargent, Emili Darder, Escola Graduada, Pere Garau, Son Gotleu y Camp Redó, donde se cuantificarán las diferentes variables relacionadas con los trastornos depresivos, el consumo de fármacos, el número de suicidios y las tentativas suicidas registradas en las islas desde 1990 hasta la actualidad.

"Es importante que las personas sean conscientes de que se trata de un trastorno diagnosticable y curable", aseveró Thomàs, quien señaló, de acuerdo a los datos epidemiológicos del Instituto Balear de Estadística, que las cifras de suicidio en las islas oscilan entre los 70 y los 77 anuales -datos de 2005 a 2007-, unos valores superiores en los hombres que en las mujeres y mayoritarios en Mallorca que en el resto de islas.

Así, el programa arrancará el lunes con actividades informativas dirigidas a redefinir el concepto de depresión e informar sobre posibles tratamientos, con la celebración de sesiones de colaboración con médicos de atención primaria a fin de optimizar los diagnósticos y la evaluación adecuada del riesgo suicida, las sesiones de formación con profesionales de la educación y la preparación de programas de ayuda para pacientes de alto riesgo.

Más adelante se analizará la evolución anual de la tasa de mortalidad por suicidio y la tasa de tentativas suicidas en la población general y grupos de riesgo, las variaciones en los patrones de prescripción psicofarmacológica y el conocimiento y actitudes hacia la depresión y conductas suicidas de la población en general.

Por su parte, el coordinador de Salud Mental del Servei Balear de Salut (Ib-Salut), Joan Salvà, también presente en el acto, manifestó que la conducta suicida es consecuencia "de muchos factores" y el principal -en un 70 por ciento- es la depresión. No obstante, destacó que este programa de Alemania, denominado en sus inicios Proyecto Nuremberg, arrojó eficaces resultados y fue adoptado por la UE, convirtiéndose en la llamada European Alliance Against Depression. También aseguró que a causa de la actual crisis económica no se ha detectado un aumento de la tasa de suicidios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies