Un empresario fue amenazado para no perjudicar a Cursach: "Para que lo entiendas, Cursach es 'La Paca' de la noche"

Publicado 30/06/2016 16:38:45CET

PALMA DE MALLORCA, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un empresario que quería poner en marcha dos establecimientos de ocio nocturno en la calle Joan Miró de Palma puso de manifiesto, en el marco de la causa que investiga la presunta trama de corrupción urdida en el seno de la Policía Local, que uno de los propietarios de los locales que adquirió por traspaso le dijo que, para abrir sendas discotecas, debía hacerlo de la forma que "menos perjudicara" al conocido promotor Bartolomé Cursach, ya que "si lo hacía enfadar iba a tener grandes problemas".

Así consta en el sumario de esta causa, al que ha tenido acceso Europa Press y cuyo secreto ha sido parcialmente levantado tras 20 meses bajo sigilo judicial. Según la declaración que efectuó como testigo en dependencias del grupo de blanqueo de capitales de la Policía Nacional, el mismo propietario le espetó: "Para que lo entiendas, aquí pasa igual que en Son Banya con 'La Paca, Tolo Cursach es 'La Paca' de la noche".

Según explicó, para obtener la licencia de apertura fue acompañado por ambos propietarios al Ayuntamiento de Palma, donde se entrevistó con el entonces jefe de la Patrulla Verde, Gabriel Torres, para quien el juez instructor decretó prisión provisional en el marco de estas pesquisas.

El empresario recordó que Torres le comunicó que para obtener el permiso un arquitecto del Consistorio debía pasar por su discoteca, tras lo cual "un hombre que dijo ser ese arquitecto", después de echar un vistazo al local, le espetó: "Ya está todo arreglado, ya nunca tendrás más problemas, ahora voy al Ayuntamiento, son 3.500 euros", una cantidad que el afectado entregó en ese mismo instante en metálico.

En concreto, la presunta trama de corrupción investigada en esta causa era materializada en forma de extorsiones y amenazas a empresarios, principalmente en la Playa de Palma, en connivencia con altos cargos públicos.

En uno de sus autos, el titular del Juzgado de Instrucción número 12, Manuel Penalva, vinculaba a estos políticos -cuyos nombres evitaba mencionar- con las prácticas "pseudomafiosas" llevadas a cabo por una "organización criminal" cuyos miembros son "auténticos maestros del engaño, la manipulación, la mentira, la ocultación y la alteración de pruebas".

(HABRÁ AMPLIACIÓN)

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies