La Fiscalía eleva a al menos dos millones de euros el soborno que cobró Munar de Can Domenge

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

A cambio de adjudicar Can Domenge

La Fiscalía eleva a al menos dos millones de euros el soborno que cobró Munar de Can Domenge

Publicado 04/10/2016 11:38:29CET

PALMA DE MALLORCA, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía Anticorrupción eleva a al menos dos millones de euros el dinero que la expresidenta del Parlament Maria Antònia Munar cobró del soborno de cuatro millones que, junto a otros dos exaltos cargos de Unió Mallorquina (UM), recibió de la promotora Sacresa a cambio de serle adjudicados a esta empresa los terrenos palmesanos de Can Domenge.

El fiscal anticorrupción Juan Carrau mantiene por tanto su petición de cuatro años de cárcel y de siete millones de multa para la exdirigente 'uemita' por un delito de cohecho en el marco de esta causa. La acusada ha ingresado 150.000 euros de la supuesta dádiva percibida.

Munar era la única de los cinco acusados de esta causa que, hasta el momento, no había reconocido los hechos, motivo por el que la Fiscalía Anticorrupción y el Consell de Mallorca, personado como acusación particular, reclamaban inicialmente cuatro años de cárcel y siete millones de euros de multa para la acusada por un delito de cohecho pasivo.

La Fiscalía mantiene asimismo su petición para el exvicepresidente insular Miquel Nadal -petición de un año y diez meses de cárcel y una multa de tres millones de euros-; el exconseller de Territorio Bartolomé Vicens -un año y medio de prisión y una multa de dos millones-; el supuesto intermediario que entregó la dádiva, Miquel Llinàs -pago de 8.100 euros en multas-, y el propietario de Sacresa, Román Sanahúja -63.750 euros en multas-.

Del mismo modo, Carrau reclama que se proceda al comiso de los 3,8 millones de euros que Munar, Nadal y Vicens habrían obtenido con su conducta delictiva -los otros 160.000 euros ya fueron devueltos por Vicens y 35.000 por Llinàs-.

La expresidenta de la extinta UM -la formación se disolvió en febrero de 2011 acuciada por los numerosos casos de corrupción que pesan a sus espaldas- solicitaba inicialmente su libre absolución al negar haber cobrado soborno alguno como condición para adjudicar los terrenos, un supuesto pago del que aseguraba que fue "completamente ajena".

Tal y como han confesado todos los acusados, Munar, Nadal y Vicens se pusieron de acuerdo entre sí y, "aprovechando su situación de poder" al frente de la Institución supramunicipal, exigieron a Sacresa la entrega de cuatro millones de euros para que esta promotora pudiera tener garantizada la adjudicación del concurso.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies