El Govern incrementa las tarifas del transporte público interurbano con lo que espera recaudar 3 millones

Rafael Bosch
EUROPA PRESS
Actualizado 18/05/2012 17:15:39 CET

PALMA DE MALLORCA, 18 May. (EUROPA PRESS) -

El Consell de Govern de este viernes ha aprobado un incremento de las tarifas del transporte regular público, aplicables a los servicios de tren, metro y autobús -que oscila entre aumentos del 4,85 y del 57,8 por ciento-, con el que espera ingresar alrededor de tres millones de euros más al año por la venta de billetes.

El portavoz del Ejecutivo, Rafael Bosch, ha indicado posteriormente a la reunión que no creen que estas subidas vayan a ocasionar un descenso de pasajeros y ha explicado que esta medida no se incluyó en el plan de ajuste porque es una "cuestión de ajuste del propio presupuesto de una empresa públicas". Además, preguntado por una posible reducción de frecuencias, ha señalado que esta materia no se ha abordado en el Consell de Govern.

Concretamente, el billete sencillo de tren y metro costará entre 1,5 y 3,8 euros, mientras que el precio de las tarjetas T20 y T40 subirá una media del 20 por ciento. No obstante, se mantendrá el descuento del 50 por ciento en el billete sencillo reducido del que se pueden beneficiar los jóvenes, pensionistas y personas de la tercera edad.

El mayor incremento se producirá en el precio del billete sencillo de tren y metro, que pasará a costar entre 1,50 y 3,80 euros. Por otro lado, los títulos de transporte T20 y T40, los más utilizados por los usuarios habituales, aumentan una media del 20 por ciento.

Las tarifas del billete sencillo, T20 y T40 no han variado desde que se crearon, el enero de 2008. Por ello, el Govern ha destacado que el "desfase" existente entre el coste real del servicio y el precio que abona el usuario se ha incrementado anualmente de manera importante, un aumento que se ha agravado en este periodo por la subida de casi un 40 por ciento en el precio del combustible.

Con la aplicación de estas nuevas tarifas, el Govern ha remarcado que "pretende asegurar la sostenibilidad del sistema a corto plazo, como mejor garantía para poder continuar prestando el servicio actual". Según ha recordado, el coste de SFM para las arcas públicas es de 75 millones de euros, mientras que los ingresos por billetes son de 5 millones de euros.

Además, se elimina el "desequilibrio" actual entre los precios de los billetes sencillos del autobús y del tren para cubrir un mismo trayecto, de forma que con la entrada en vigor de las nuevas tarifas, el precio de los billetes sencillos en los dos medios se equipara y se corrige una situación que perjudicaba las empresas concesionarias de los servicios de autobús.

En relación al transporte en autobús, se introducen tarifas correctoras en los precios de los billetes, según la concesión, para llegar a un precio mínimo final de aplicación al usuario de 1,50 euros. De esta manera, se iguala el precio del billete sencillo al que aplican los servicios de tren y metro que presta SFM y, además, se compensan las subidas aplicadas por el Gobierno central cada año, que desde 2008 no se habían repercutido en los títulos T20 y T40.