El Govern niega que vaya a bajar los sueldos a los funcionarios, aunque contempla no sustituir a los que se jubilen

Rafael Bosch
EUROPA PRESS
Actualizado 05/08/2011 17:01:06 CET

PALMA DE MALLORCA, 5 Ago. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del Govern, Rafael Bosch, ha negado que el Ejecutivo vaya a bajar los sueldos a los funcionarios, aunque contempla algunos "sacrificios" para los trabajadores públicos, como no cubrir en algunos casos las plazas de quienes se jubilen, ni ampliar la contratación de algunos interinos a quienes se les acabe el contrato, debido a una falta de recursos económicos.

Tras la reunión del Consell de Govern, Bosch ha apuntado que estas medidas vienen contempladas en el Plan de Saneamiento Económico y Financiero aprobado por la vicepresidencia económica del Ejecutivo central y mediante el cual se irán reduciendo los gastos correspondientes al capítulo uno de personal, lo que obligará, en algunos casos, a "distribuir" el trabajo entre los miembros que continúen ofreciendo los servicios públicos.

"Se trata de un sacrificio y un esfuerzo para poder cuadrar las cuentas, pero ni se bajarán los sueldos, ni se cerrarán instalaciones sanitarias, ni Puntos de Atención Continuada", ha insistido, al tiempo que ha recordado que el Ejecutivo está estudiando la eliminación y fusión de empresas públicas.

De esta manera, ha aseverado que únicamente se mantendrán aquéllas "estrictamente necesarias para el buen funcionamiento de las instituciones públicas que acompañan a la estructura del Govern".

Así, ha indicado que cada uno de los consellers presentará a la Vicepresidencia Económica del Govern su propuesta de reorganización de las empresas que sean de su competencia decidiendo cuáles se deben eliminar y cuáles se pueden fusionar "priorizando" la continuidad de aquéllas que sean "vitales" para el funcionamiento de sus Consellerias.

En esta línea, Bosch ha anunciado que "no se demorará mucho" la decisión de qué empresas públicas se suprimen, teniendo en cuenta que el Ejecutivo tiene el "máximo interés" a la hora de cumplir el Plan de Estabilidad, de cara a obtener créditos por parte de las entidades financieras para poder pagar la deuda pendiente con los proveedores, que asciende a 1.104 millones de euros.

No obstante, el portavoz del Ejecutivo ha apuntado que hasta que no se determine qué empresas se eliminan, no se concretará el gasto que se ahorrará el Govern con esta medida enmarcada en los criterios de "austeridad".

"Cuando se toman estas medidas no es por gusto, sino que lo que no se puede hacer es incrementar aún más el déficit de esta Comunidad Autónoma", ha concluido Bosch.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies