El Govern pone en marcha el Servicio de Atención Domiciliaria de alta intensidad que beneficiará a cerca de 170 personas

Actualizado 18/07/2013 13:56:35 CET

PALMA DE MALLORCA, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Conselleria de Familia y Servicios Sociales pondrá en marcha un programa piloto para implementar el Sistema de Atención Domiciliaria de alta intensidad (SAD) en diversos municipios de las Islas Baleares, que tendrá un coste de casi 1,2 millones de euros y que beneficiará a entre 140 y 170 personas, según las horas de atención que necesite cada una. Asimismo, permitirá crear 37 puestos de trabajo.

En una rueda de prensa, la consellera de Familia y Servicios Sociales, Sandra Fernández, ha informado de que el objetivo del Govern es que, una vez superada esta fase, se ofrezca definitivamente este servicio como parte de una cartera de prestaciones de atención a la dependencia.

El SAD, según ha manifestado la consellera de Familia y Servicios Sociales, Sandra Fernández, en una rueda de prensa, es un servicio que se lleva a cabo en el domicilio de la persona dependiente con personal cualificado y que incluye una serie de actuaciones preventivas, formativas, rehabilitadoras y de atención a las personas con dificultades para "permanecer o desarrollarse en su medio natural".

Así, las actuaciones que constituyen el SAD consisten en servicios relacionados con la atención de las necesidades domésticas, como la limpieza o la cocina, y servicios relacionados con el cuidado personal y realización de actividades de la vida diaria, como son la higiene persona o ayuda para vestirse o comer, tal y como ha afirmado la consellera de Familia y Servicios Sociales.

El proceso que seguirá el programa, según ha explicado, se articulará a través de los convenios del Plan de prestaciones Básicas (PPB) con los diferentes Consells Insulares, se iniciará en el momento de la firma y finalizará en junio de 2014.

Con este proyecto, la Conselleria espera reducir la lista de espera para entrar en una residencia en Baleares en un 13%, aunque ha afirmado que la espera sigue siendo alta. En cualquier caso, ha manifestado que supondrá una "racionalización en el gasto sanitario", puesto que habrá menos personas que tengan que acudir a los ambulatorios.

Fernández también ha explicado que algunos de los criterios que regirán el servicio pasan por que las horas de atención serán, como mínimo 21 y como máximo 60, mientras que los municipios se seleccionarán según la tasa de envejecimiento y priorizando los casos que se encuentren en una lista de espera para entrar en una residencia.

Para finalizar, la consellera ha recordado que este servicio se dirige a personas mayores "en situación de dependencia" y tiene una mayor intensidad horaria que el SAD básico, al tiempo que ha subrayado que se pretende fomentar la autonomía personal en el ámbito habitual de las personas que presentan limitaciones para las actividades básicas de la vida diaria.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies