Ibiza impartirá el próximo curso los dos primeros cursos de enseñanzas elementales de danza

Contador
Danza
CAFÉ DE LAS ARTES
Publicado 06/02/2018 11:59:50CET

IBIZA, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Conselleria balear de Educación y Universidad implantará para el próximo curso 2018/2019 las enseñanzas elementales de danza en el Conservatorio Profesional de Ibiza y Formentera después de estudiar su viabilidad y demanda potencial en las Pitiusas.

Según ha informado la Conselleria en un comunicado, se empezará con los cursos de 1º y 2º de danza y, de forma gradual, se llegará a los cuatro cursos que conforman estos estudios.

El pasado mes de diciembre, ha recordado el Ejecutivo, la Dirección General de Planificación, Ordenación y Centros realizó con éxito una encuesta entre el alumnado de segundo, tercero y cuarto de primaria de los centros públicos de Ibiza para saber la respuesta de las familias sobre la posibilidad de contar con estos estudios elementales de danza. Así, del total de 98 alumnos que participaron en la encuesta, 87 apoyaron la propuesta de manera positiva.

Según el Govern, las ratios de los grupos de danza son de 20 alumnos y, por lo tanto, un total de 40 alumnos podrán estudiar enseñanzas elementales de danza el próximo curso en el Conservatorio Profesional de Música y Danza de Ibiza y Formentera 'Catalina Bufí'. Los alumnos interesados tendrán que superar unas pruebas específicas de acceso a estas enseñanzas que se realizarán durante el mes de junio de 2018.

Para su implantación se dotará al centro de profesores de danza y del equipamiento específico y mobiliario necesario. Según han destacado, estas enseñanzas se organizan en cuatro cursos con las asignaturas de Danza clásica, Danza española y Música. Una vez estén implantados los cuatro cursos, el centro tendrá una dotación de cuatro profesores de danza.

En la actualidad, el Conservatorio Profesional de Música y Danza de Ibiza y Formentera cuenta específicamente con las instalaciones pertinentes para las enseñanzas de danza. Así, tiene un aula de danza de 100 m2, una de maquillaje de 8 m2, un almacén de 20 m2, dos vestuarios con duchas de 40 m2 y un gabinete médico de 7 m2.

Esta medida supone dar respuesta a una demanda histórica, en crecimiento durante las últimas décadas, en la isla de Ibiza hacia las enseñanzas de danza.