El IMAS invierte 2,4 millones en la modernización de la residencia La Bonanova

La presidenta del IMAS, Margalida Puigserver
CONSELL DE MALLORCA
Actualizado 11/01/2017 13:37:06 CET

PALMA DE MALLORCA, 11 Ene. (EUROPA PRESS) - -

La consellera de Bienestar y Derechos Sociales y presidenta del Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales (IMAS), Margarita Puigserver, y su vicepresidente, Javier de Juan, han firmado este miércoles el proyecto de reforma de la planta 9 de la residencia para personas mayores La Bonanova.

Con esta firma se inicia el proceso de licitación del proyecto de reforma de este centro, que cuenta con un presupuesto de 2.414.354,65 euros y que supondrá una mejora de las instalaciones y una adecuación de las mismas a la normativa vigente, según informa el Consell de Mallorca en un comunicado.

En esta ocasión se quiere apostar por flexibilizar al máximo la distribución de la planta, de forma que se crearán 34 habitaciones que se pueden configurar de diferentes formas en función de las necesidades de sus usuarios.

De esta manera la planta podrá tener desde 42 plazas (26 habitaciones individuales y 8 dobles) hasta 68 plazas (34 habitaciones dobles), todas ellas nuevas plazas para personas dependientes.

La consellera Margarita Puigserver ha manifestado que con la firma del proyecto de reforma de la residencia La Bonanova, el cual se suma a la reforma ya iniciada del Hogar de Ancianos de General Riera, "continuamos con nuestro compromiso de reformar y modernizar las residencias y hogares del IMAS durante esta legislatura, y convirtiendo las plazas existentes y que ya no se utilizan en plazas para personas dependientes, aliviando así la lista de espera".

MEJORAS EN LA PLANTA

Con la remodelación, la planta quedará dividida en dos alas y un espacio central, con zonas comunes que hasta ahora no existían. El objetivo de esta nueva configuración es hacer de cada una de las plantas de La Bonanova una zona independiente y totalmente equipada con todos los servicios necesarios.

Así, los usuarios dispondrán de un comedor, una sala de estar, dos baños geriátricos, además de una zona para recibir las visitas de los familiares y un espacio destinado a fisioterapia y terapia ocupacional. Por su parte, los trabajadores contarán también con un espacio propio como un control de enfermería o un office.

En las habitaciones se eliminarán las paredes innecesarias dejando un espacio diáfano y una pequeña zona de distribución que permitirá las maniobras necesarias del mobiliario geriátrico, con lo cual se mejora la accesibilidad en toda la planta y se suprimen las barreras arquitectónicas.

Todas las habitaciones contarán también con salidas de oxígeno y con baño accesible, de manera que todas y cada una de ellas se podrán adaptar a los diferentes perfiles y las diferentes necesidades de las personas dependientes.